jueves, 29 de diciembre de 2011

Address Is Approximate




Address Is Approximate from The Theory on Vimeo.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Se pararía



"El corazón, si pudiese pensar, se pararía."
Fernando Pessoa, Libro del desasosiego. 



Christmas special



Papeles inesperados





Ya ves

nada es serio ni digno de que se tome en cuenta
nos hicimos jugando todo el mal necesario

ya ves, no es una carta esto,

nos dimos esa miel de la noche, los bares,
el placer boca abajo, los cigarrillos turbios
cuando en el cielo raso tiembla la luz del alba

ya ves,
y yo sigo pensando en ti,

no te escribo, de pronto miro el cielo, esa nube que pasa
y tú quizás allá en tu malecón mirarás una nube
y eso es mi carta, algo que corre indescifrable y lluvia.

Nos hicimos jugando todo el mal necesario,
el tiempo pone el resto, los oseznos
duermen junto a una ardilla deshojada.

 Julio Cortázar


12 angry men








"Judge: To continue, you've listened to a long and complex case, murder in the first degree. Premeditated murder is the most serious charge tried in our criminal courts. You've listened to the testimony, you've had the law read to you and interpreted as it applies in this case, it's now your duty to sit down and try to separate the facts from the fancy. One man is dead, another man's life is at stake, if there's a reasonable doubt in your minds as to the guilt of the accused, uh a reasonable doubt, then you must bring me a verdict of "Not Guilty". If, however, there's no reasonable doubt, then you must, in good conscience, find the accused "Guilty". However you decide, your verdict must be unanimous. In the event that you find the accused "Guilty", the bench will not entertain a recommendation for mercy. The death sentence is mandatory in this case. You're faced with a grave responsibility, thank you, gentlemen."


"Juror #10: Bright? He's a common ignorant slob. He don't even speak good English.
Juror #11: *Doesn't* even speak good English."

"Juror #8: I just want to talk.
Juror #7: Well, what's there to talk about? Eleven men in here think he's guilty. No one had to think about it twice except you.
Juror #10: I want to to ask you something: do you believe his story?
Juror #8: I don't know whether I believe it or not - maybe I don't.
Juror #7: So how come you vote not guilty?
Juror #8: Well, there were eleven votes for guilty. It's not easy to raise my hand and send a boy off to die without talking about it first.
Juror #7: Well now, who says it's easy?
Juror #8: No one.
Juror #7: What, just because I voted fast? I honestly think the guy's guilty. Couldn't change my mind if you talked for a hundred years.
Juror #8: I'm not trying to change your mind. It's just that... we're talking about somebody's life here. We can't decide it in five minutes. Supposing we're wrong?
Juror #7: Supposing we're wrong! Supposing this whole building should fall down on my head. You can suppose anything!
Juror #8: That's right."

"Juror #8: According to the testimony, the boy looks guilty... maybe he is. I sat there in court for six days listening while the evidence built up. Everybody sounded so positive, you know, I... I began to get a peculiar feeling about this trial. I mean nothing is that positive. There're a lot of questions I'd have liked to ask. I don't know, maybe they wouldn't have meant anything, but... I began to get the feeling that the defense counsel wasn't conducting a thorough enough cross-examination. I mean he... he let too many things go by... little things that...
Juror #10: What little things? Listen, when these fellas don't ask questions it's because they know the answers already and they figure they'll be hurt.
Juror #8: Maybe. It's also possible for a lawyer to be just plain stupid, isn't it? I mean it's possible.
Juror #7: You sound like you met my brother-in-law."

"Juror #5: Boy oh boy, it's really hot, huh? Pardon me, but don't you ever sweat?
Juror #4: No, I don't."

"Juror #8: Look, there was one alleged eye witness to this killing. Someone else claims he heard the killing, saw the boy run out afterwards and there was a lot of circumstantial evidence. But, actually, those two witnesses were the entire case for the prosecution. Supposing they're wrong?
Juror #12: What do you mean, supposing they're wrong? What's the point of having witnesses at all?
Juror #8: Could they be wrong?
Juror #12: What are you trying to say? Those people sat on the stand under oath.
Juror #8: They're only people. People make mistakes. Could they be wrong?
Juror #12: Well, no, I don't think so.
Juror #8: Do you 'know' so?
Juror #12: Oh, come on. Nobody can know a thing like that. This isn't an exact science.
Juror #8: That's right, it isn't."

"Juror #8: There's something else I'd like to talk about for a minute. I think we've proved that the old man couldn't have heard the boy say "I'm gonna kill you," but supposing...
Juror #10: You didn't prove it at all. What're you talking about?
Juror #8: But supposing he really did hear it. This phrase, how many times have all of us used it? Probably thousands. "I could kill you for that, darling." "Junior, you do that once more and I'm gonna kill you." "Get in there, Rocky, and kill him!" We say it every day. That doesn't mean we're going to kill anyone.
Juror #3: Wait a minute. What are you trying to give us here? The phrase was "I'm gonna kill you." The kid yelled it at the top of his lungs! Don't tell me he didn't mean it. Anybody says a thing like that the way he said it, they mean it."

"Juror #8: Here's what I think happened: the old man heard the fight between the boy and his father a few hours earlier. Then, when he's lying in his bed he heard a body hit the floor in the boy's apartment, heard the woman scream from across the street, got to his front door as fast as he could, heard somebody racing down the stairs and assumed it was the boy.
Juror #6: I think that's possible.
Juror #3: ASSUMED? Brother, I've seen all kinds of dishonesty in my day, but this little display takes the cake. Y'all come in here with your hearts bleedin' all over the floor about slum kids and injustice; you listen to some fairy tales; suddenly you start gettin' through to some of these old ladies... well, you're not getting through to me, I've had enough! WHAT'S THE MATTER WITH YOU GUYS? You all know he's guilty. He's got to burn! You're letting him slip through our fingers.

"Juror #8: Slip through our fingers? Are you his executioner?
Juror #3: I'm one of 'em!
Juror #8: Perhaps you'd like to pull the switch?
Juror #3: For this kid? You bet I would!
Juror #8: I feel sorry for you... what it must feel like to want to pull the switch.
[baiting him]
Juror #8: Ever since you walked into this room, you've been acting like a self-appointed public avenger! You want to see this boy die because you personally want it, not because of the facts! You're a sadist!
[Three lunges wildly at Eight, who holds his ground. Several jurors hold Three back]
Juror #3: I'll kill him! I'LL KILL HIM!
Juror #8: You don't *really* mean you'll kill me, do you?"

"Juror #11: I beg pardon...
Juror #10: "I beg pardon?" What are you so polite about?
Juror #11: For the same reason you are not: it's the way I was brought up."

"Juror #3: You're talking about a matter of seconds. Nobody can be that accurate.
Juror #8: Well I think that testimony that can put a boy into the electric chair SHOULD be that accurate."



jueves, 22 de diciembre de 2011

Apple face





No tienes que amarme




No tienes que amarme
sólo porque
tú seas todas las mujeres
que yo siempre he deseado
nací para seguirte
cada noche
mientras yo sea aún
los muchos hombres que te aman

Te conozco en una mesa
cojo tu puño entre mis manos
en un solemne taxi
me despierto solo
mi mano sobre tu ausencia
en el Hotel Disciplina

Escribí todas estas canciones para ti
quemé velas rojas y negras
con la forma de un hombre y una mujer
casé el humo
de dos pirámides de sándalo
recé por ti
recé para que me amaras
y para que no me amaras

Leonard Cohen

The Cigarette Duet




It's just a cigarette and it cannot be that bad
Honey don't you love me and you know it makes me sad?
It's just a cigarette like you always used to do
I was different then, I don't need them to be cool

It's just a cigarette and it harms your pretty lungs
Well it's only twice a week so there's not much of a chance
It's just a cigarette it'll soon be only ten
Honey can't you trust me when I want to stop I can

It's just a cigarette and it's just a Malboro Light
Maybe but is it worth it if we fight?
It's just a cigarette that I got from Jamie-Lee
She's gonna get a smack and I'm gonna give you three

It's just a cigarette and I only did it once
it's only twice a week so there's not much of a chance
It's just a cigarette and I'm sorry that I did it
Honey can't you trust me when I want to stop I can


Tin Man by Ben Chen





miércoles, 21 de diciembre de 2011

La tormenta





"¡Eh -gritó Will-, la gente corre como si ya hubiera llegado la Tormenta!". "¡Llegó -gritó Jim-, la tormenta somos nosotros".


martes, 20 de diciembre de 2011

En las calles más tranquilas de París,




"En las calles más tranquilas de París, cerca del Ministerio de Bellas Artes, suele encontrarse a veces a un hombre deprimido y ansioso que habla con ligero acento luxemburgués como puede advertirse al entrar en conversación con él. Abriga la ilusión de que es uno de los brazos perdidos de la Venus de Milo y espera persuadir al gobierno francés de que lo compre. En todo lo demás, creo, es moderadamente cuerdo."

Out of stock





Mi vida no es más que un engranaje de tornillo sin fin








"-Me llamo Zem -anunció el colchón-. Podemos hablar un poco del tiempo.

Marvin volvió a hacer una pausa en su paseo cansino y laborioso.

-Esta mañana -observó- el rocío ha caído claramente con un ruido sordo especialmente desagradable.

Siguió andando, como si la súbita conversación le hubiese impulsado a nuevas cumbres de melancolía y abatimiento. Caminaba con tenacidad. Si hubiera tenido dientes, los habría rechinado en aquel momento. Pero no tenía. Y no lo hizo. Su trabajoso camino lo decía todo.

El colchón chalpoteaba alrededor. Eso es algo que sólo pueden hacer colchones que viven en marismas, por lo que tal palabra ya no es de uso común. Chalpoteaba de una manera simpática, desplazando un volumen bastante grande de agua. Hizo unas cuantas burbujas que saltaron graciosamente por la superficie. Sus franjas azules y blancas resplandecieron brevemente con un súbito y débil rayo de sol que inesperadamente logró pasar entre la niebla, haciendo que la criatura se calentara por un instante.

Marvin prosiguió su paseo.

-Me parece que estás pensando algo -dijo el colchón, chalpoteante.

-Más de lo que puedas imaginarte -repuso Marvin en tono sombrío-. Mi capacidad de actividad mental de todo tipo es tan ilimitada como la extensión infinita del espacio mismo. Descontando, por supuesto, mi capacidad de ser feliz.

Continuó con sus pasos pesados.

-Mi capacidad de ser feliz -prosiguió- cabe en una caja de cerillas sin quitar primero los fósforos.

El colchón porreteó. Ese es el ruido que hacen los colchones vivos que habitan en las marismas cuando la historia trágica de una persona les conmueve profundamente. Según el Diccionario Maximégalon ultracompleto de todas las lenguas que jamás existieron, esa palabra también puede significar el ruido que hizo el ilustre lord Sanvalvwag de Hollop al descubrir que había olvidado por segundo año consecutivo el aniversario de su esposa. Como sólo hubo un ilustre lord Sanvalvwag de Hollop, que nunca se casó, tal palabra sólo se emplea en sentido negativo o especulativo, y existe una corriente de opinión cada vez más fuerte que mantiene que el Diccionario ultracompleto de Maximégalon no vale la flota de camiones necesaria para transportar su edición microfilmada. Es bastante extraño que el diccionario omita la palabra «chalpoteante», que sencillamente significa «al modo de algo que chalpotea».

El colchón porreteó de nuevo.

-Noto un desaliento profundo en tus diodos -repasató (para el significado de la palabra «repasatar», adquiérase un ejemplar del Habla de los pantanos de Squornshellous en cualquier librería de saldo, o bien cómprese el Diccionario ultracompleto de Maximégalon, pues la Universidad se alegrará mucho de quitárselo de las manos y recuperar unos terrenos preciosos para estacionamiento de coches)-, y eso me entristece. Deberías ser más como los colchones. Nosotros llevamos una vida retirada en el pantano, donde nos sentimos felices de chalpotear, de repasatas y de considerar la humedad de manera bastante chalpoteante. A algunos nos matan, pero todos nos llamamos Zem, así que nunca sabemos quiénes son exterminados y de ese modo el porreteo se reduce al mínimo. ¿Por qué paseas en círculo?

-Porque tengo la pierna pegada -contestó sencillamente Marvin.

-Me parece -repuso el colchón, lanzándole una mirada compasiva- que es una pierna bastante inadecuada.

-Tienes razón -convino Marvin-, lo es.

-Bum -observó el colchón.

-Supongo que sí -dijo Marvin-; y también creo que encontrarás muy divertida la idea de un robot con una pierna artificial. Deberías contárselo después a tus amigos Zem y Zem,
cuando los veas; se reirán, si es que los conozco, que no los conozco, por supuesto, salvo en la medida en que conozco todas las formas de vida orgánica, que es mucho más de lo que yo desearía. Ja, mi vida no es más que un engranaje de tornillo sin fin.

Siguió caminando en un círculo reducido, en torno a su delgada pierna artificial de acero que daba vueltas en el barro pero que parecía clavada en él.

-Pero ¿por qué sigues dando vueltas y más vueltas? -preguntó el colchón.

-Sólo para dejar clara mi actitud -repuso Marvin sin dejar de dar vueltas.

-Considérala aclarada, querido amigo -frangolló el colchón-, considérala aclarada.

-Sólo un millón de años más -repuso Marvin-, sólo otro rápido millón. Luego tal vez lo intente al revés. Sólo para variar, ¿comprendes?

En el más profundo recoveco de sus muelles el colchón sintió que el robot deseaba ardientemente que le preguntara cuánto tiempo había estado caminando de aquella forma absurda e ínútil, y así lo hizo.

-Pues por encima del millón y medio, algo más -contestó Marvin en tono frívolo-. Pregúntame si me he aburrido alguna vez, vamos, pregúntame."

Douglas Adams, La vida, el universo y todo lo demás.

Cuatro breves golpes en la puerta de la desgracia






"Pensé que me bastaba dar media vuelta y todo quedaría concluido. Pero toda una playa vibrante de sol apretábase detrás de mí. Di algunos pasos hacia el manantial. El árabe no se movió. A pesar de todo, estaba todavía bastante lejos. Parecía reírse, quizá por el efecto de las sombras sobre el rostro. Esperé. El ardor del sol me llegaba hasta las mejillas y sentí las gotas de sudor amontonárseme en las cejas. Era el mismo sol del día en que había enterrado a mamá y, como entonces, sobre todo me dolían la frente y todas las venas juntas bajo la piel. Impelido por este ardor que no podía soportar más, hice un movimiento hacia adelante. Sabía que era estúpido, que no iba a librarme del sol desplazándome un paso. Pero di un paso, un solo paso hacia adelante. Y esta vez, sin levantarse, el árabe sacó el cuchillo y me lo mostró bajo el sol. La luz se inyectó en el acero y era como una larga hoja centelleante que me alcanzara en la frente. En el instante el sudor amontonado en las cejas corrió de golpe sobre mis párpados y los recubrió con un velo tibio y espeso. Tenía los ojos ciegos detrás de esta cortina de lágrimas y de sal. No sentía más que los címbalos del sol sobre la frente e, indiscutiblemente, la refulgente lámina surgida del cuchillo, siempre delante de mí. La espada ardiente me roía las cejas y me penetraba en los ojos doloridos. Entonces todo vaciló. El mar cargó un soplo espeso y ardiente. Me pareció que el cielo se abría en toda su extensión para dejar que lloviera fuego. Todo mi ser se distendió y crispé la mano sobre el revólver. El gatillo cedió, toqué el vientre pulido de la culata y allí, con el ruido seco y ensordecedor, todo comenzó. Sacudí el sudor y el sol. Comprendí que había destruido el equilibrio del día, el silencio excepcional de una playa en la que había sido feliz. Entonces, tiré aún cuatro veces sobre un cuerpo inerte en el que las balas se hundían sin que se notara. Y era como cuatro breves golpes que daba en la puerta de la desgracia."

Albert Camus, El Extranjero.


domingo, 18 de diciembre de 2011

Que los ruidos te perforen los dientes















Que los ruidos te perforen los dientes,
como una lima de dentista,
y la memoria se te llene de herrumbre,
de olores descompuestos y de palabras rotas.
Que te crezca, en cada uno de los poros,
una pata de araña;
que sólo puedas alimentarte de barajas usadas
y que el sueño te reduzca, como una aplanadora,
al espesor de tu retrato.
Que al salir a la calle,
hasta los faroles te corran a patadas;
que un fanatismo irresistible te obligue a prosternarte
ante los tachos de basura
y que todos los habitantes de la ciudad
te confundan con un madero.
Que cuando quieras decir: “Mi amor”,
digas: “Pescado frito”;
que tus manos intenten estrangularte a cada rato,
y que en vez de tirar el cigarrillo,
seas tú el que te arrojes en las salivaderas.
Que tu mujer te engañe hasta con los buzones;
que al acostarse junto a ti,
se metamorfosee en sanguijuela,
y que después de parir un cuervo,
alumbre una llave inglesa.
Que tu familia se divierta en deformarte el esqueleto,
para que los espejos, al mirarte,
se suiciden de repugnancia;
que tu único entretenimiento consista en instalarte
en la sala de espera de los dentistas,
disfrazado de cocodrilo,
y que te enamores, tan locamente,
de una caja de hierro,
que no puedas dejar, ni por un solo instante,
de lamerle la cerradura.

Oliverio Girondo


jueves, 15 de diciembre de 2011

Kafka a Max Brod, Praga, 17-XII,1910





"Cuando a la izquierda finalizan los ruidos del desayuno, comienzan a la derecha los ruidos del almuerzo, por doquier abren puertas como si quisieran abrir boquetes en las paredes. Pero ante todo permanece el centro de la desgracia. No puedo escribir; no he producido ni una sola línea que reconozca como mía, pero por el contrario he borrado todo cuanto he escrito después de París, que no era mucho. Mi cuerpo entero me advierte ante cada palabra; cada palabra, antes de que permita que yo la escriba, mira primero en torno suyo. 
Las frases se me parten prácticamente, veo su interior y entonces tengo que acabar en seguida"

Franz Kafka

Masks







Un amor más allá del amor




Un amor más allá del amor
por encima del rito del vínculo,
más allá del juego siniestro
de la soledad y la compañía.

Un amor que no necesite regreso,
pero tampoco partida.
Un amor no sometido
a los fogonazos de ir y de volver,
de estar despiertos o dormidos,
de llamar o callar.

Un amor para estar juntos
o para no estarlo,
pero también para todas las posiciones intermedias.

Un amor como abrir los ojos.
Y quizás también como cerrarlos.

Roberto Juarroz



Pobre Hombre





Me miro las manos y de repente me parece
que tienen un color
inconfundiblemente amarillento.
Algo inquietante porque el hígado
siempre es un problema y detesto el amarillo
por ese motivo y otros muchos
que quizás algún día me anime a consultar
con mi psiquiatra. En el caso
de que algún día decida
contratar los servicios de un psiquiatra.
Así que me levanto
y me acerco al baño
y escruto mi rostro en el espejo
y hago muecas y tiro de mi cara
en un sentido y otro
y me examino el blanco de los ojos
acercándolos lo más posible al fluorescente
hasta que me doy cuenta
de que parezco una especie de mono
estúpido y enloquecido
y que las dos docenas de análisis de sangre
que me suelo hacer todos los años
nunca revelan motivo alguno
para sentir alarma.
Un poco más tranquilo
decido reventarme un grano
sin poder evitar pensar
que no somos otra cosa
que un triste hatajo de pobres hombres.
sólo que a veces
me siento el más imbécil
de todos ellos.

Roger Wolfe

Eso es lo que me gusta de las coincidencias





"Cierto individuo-dijo Rex cuando doblaba la esquina con Margot- perdió una vez en alta mar un gemelo de brillantes, y veinte años después, exactamente el mismo día (un viernes, me parece), le sirvieron para cenar un gran pescado..., pero no había ningún brillante dentro. Eso es lo que me gusta de las coincidencias"
Vladimir Nabokov, Risa en la oscuridad.



miércoles, 14 de diciembre de 2011

Euskararen jatorria: Enigma europar bat



Look at the big picture






Victory Dance



Should I close my eyes and prophesize
Hoping maybe someday come?
Should I wet the ground with my own tears
Crying over what's been done?

Should I lift the dirt and plant the seed
If I knew I'll never grow?
Should I wet the ground with the sweat from my brow
And believe in my good work?

My good work
My good work
My good work

Hey there, I'm flying up above
Looking down on the tired earth
I can see, I can see potential
Speaking through you, speaking to you
From all of heaven's possibilities

Power, hey, do know how it works?
Hey, do you know that the meek
They shall inherit the earth?
You should work, you should work
Living with something, family

Should I hit the water or stay on dry land
Even though I've never swam?
Take machete, take them into the brush
Though at first there is no [Incomprehensible]v

Taste the war paint on my tongue
As it's dripping with my sweat
Place my gaze in the futures path
Seeing things that ain't come yet

Hope to watch the victory dance
After whole day's work is done
Hope to watch the victory dance
In the evening's setting sun

Hope to watch the victory dance
Over many lives to come
Hope to watch the victory dance
In the evening's setting sun

Setting sun
Setting sun
Setting sun

Hope to dance the victory dance
After whole day's work is done
Hope to dance the victory dance
In the evening's setting sun

Hope to dance the victory dance
Over many lives to come
Hope to dance the victory dance
In the evening's setting sun, setting sun


Caminas hasta el final del cansancio y después doblas a la izquierda





"Recuerdo la primera vez que tuve que irme a dormir. Mi mamá me dijo: “Steven, hora de ir a dormir”, y yo le dije “Pero no se cómo”. Ella dijo: “Es muy sencillo, caminas hasta el final del cansancio y después doblas a la izquierda”. Así que fui hasta el final de cansancio y sólo por curiosidad giré a la derecha. Mi madre estaba allí, y me dijo: “¿No te dije que te fueras a dormir?”.
Steven Wrigh


La calle



Es una calle larga y silenciosa.
Ando en tinieblas y tropiezo y caigo
y me levanto y piso con pies ciegos
las piedras mudas y las hojas secas
y alguien detrás de mí también las pisa:
si me detengo, se detiene;
si corro, corre. Vuelvo el rostro: nadie.
Todo está oscuro y sin salida,
y doy vueltas y vueltas en esquinas
que dan siempre a la calle
donde nadie me espera ni me sigue,
donde yo sigo a un hombre que tropieza
y se levanta y dice al verme: nadie.

Octavio Paz



Las personas curvas






Mi madre decía: a mí me gustan las personas rectas
A mí me gustan las personas curvas,
las ideas curvas,
los caminos curvos,
porque el mundo es curvo
y la tierra es curva
y el movimiento es curvo;
y me gustan las curvas
y los pechos curvos
y los culos curvos,
los sentimientos curvos;
la ebriedad: es curva;
las palabras curvas:
el amor es curvo;
¡el vientre es curvo!;
lo diverso es curvo.
A mí me gustan los mundos curvos;
el mar es curvo,
la risa es curva,
la alegría es curva,
el dolor es curvo;
las uvas: curvas;
las naranjas: curvas;
los labios: curvos;
y los sueños; curvos;
los paraísos, curvos
(no hay otros paraísos);
a mí me gusta la anarquía curva.
El día es curvo
y la noche es curva;
¡la aventura es curva!
Y no me gustan las personas rectas,
el mundo recto,
las ideas rectas;
a mí me gustan las manos curvas,
los poemas curvos,
las horas curvas:
¡contemplar es curvo!;
(en las que puedes contemplar las curvas
y conocer la tierra);
los instrumentos curvos,
no los cuchillos, no las leyes:
no me gustan las leyes porque son rectas,
no me gustan las cosas rectas;
los suspiros: curvos;
los besos: curvos;
las caricias: curvas.
Y la paciencia es curva.
El pan es curvo
y la metralla recta.
No me gustan las cosas rectas
ni la línea recta:
se pierden
todas las líneas rectas;
no me gusta la muerte porque es recta,
es la cosa más recta, lo escondido
detrás de las cosas rectas;
ni los maestros rectos
ni las maestras rectas:
a mí me gustan los maestros curvos,
las maestras curvas.
No los dioses rectos:
¡libérennos los dioses curvos de los dioses rectos!
El baño es curvo,
la verdad es curva,
yo no resisto las verdades rectas.
Vivir es curvo,
la poesía es curva,
el corazón es curvo.
A mí me gustan las personas curvas
y huyo, es la peste, de las personas rectas.

Jesús Lizano


Too proud




"Estando en la ópera en Milán con mi hija y conmigo, Needleman se inclinó demasiado desde el palco y cayó en el foso de la orquesta. Demasiado orgulloso para admitir que había sido un error, asistió a la ópera cada noche durante un mes y repitió la caída en cada ocasión."
(At the opera in Milan with my daughter and me, Needleman leaned out of his box and fell into the orchestra pit. Too proud to admit it was a mistake, he attended the opera every night for a month and repeated it each time).
Woody Allen


martes, 13 de diciembre de 2011

Riverside




Down by the river by the boats
Where everybody goes to be alone
Where you wont see any rising sun
Down to the river we will run

When by the water we drink to the dregs
Look at the stones on the riverbed
I can tell from your eyes
You've never been by the riverside

Down by the water the riverbed
Somebody calls you somebody says
swim with the current and float away
Down by the river every day

Oh my God I see how everything is torn in the river deep
And I don't know why I go the way
Down by the riverside

When that old river runs past your eyes
To wash off the dirt on the riverside
Go to the water so very near
The river will be your eyes and ears

I walk to the borders on my own
Fall in the water just like a stone
Chilled to the marrow in them bones
Why do I go here all alone

Oh my God I see how everything is torn in the river deep
And I don't know why I go the way
Down by the riverside


lunes, 12 de diciembre de 2011

Al mirar la comida descubrió que no tenía ningún apetito





"Al mirar la comida descubrió que no tenía ningún apetito, que ni siquiera quería mirarla. Levantó el vaso y vació su contenido con una expresión de cautela en el rostro; se acostó y desvió apresuradamente la cara de la bandeja, palpando en busca de los cigarrillos. Al ir a encender el fósforo miró de nuevo la bandeja, cogió cuidadosamente un fragmento de patata entre los dedos y se lo comió. Se comió otro; el cigarrillo por encender en la otra mano. Luego dejó el cigarrillo, cogió el cuchillo y el tenedor y comenzó a comer, deteniéndose de vez en cuando para subirse la bata hasta el hombro."

William Faulkner, Santuario.


This is the worst day of my life





viernes, 9 de diciembre de 2011

When do you get to that point where enough is enough?




"-When two people really love each other but they can't get it together, when do you get to that point where enough is enough?.
- That... oh, well, that's... you know? um, you know it's over when... Ok, I have, like, these psychosomatic insomniatic manifestations of... Well, here's the thing about me. I'm a product of my emotions, not a product of my environment, like him, which he is, exactly, just that environmental... I, I need sunshine to grow. That's who I am. And with the projection of... I have goals.
-That's your answer?
- Yeah
- That's not right. I mean, there's a right answer here, but that's not it. Look, in my business you're surrounded by loneliness and finality. I don't care what your take is on an afterlife, when people die, it's scary, and they go alone. Now, the people that I send off, that have experienced love... they're a little less scared. They're still scared, but there's a calmness to 'em. I think that comes from the knowledge that somebody somewhere loved 'em, and cared for 'em and will miss 'em. Now, I see that from time to time and I am awed by it. I don't think I´d be telling you this if it wasn't for frank.  Anyway, it's a loaded question. Look, when two people love each other, totally, truthfully, all the way love each other, the answer to that question is simple, especially in your case: when do you get to that point where enough is enough?. Never, never"
The mexican


Es absolutamente necesario




He preguntado no sé cuántas veces
pero nadie contesta mis preguntas
Es absolutamente necesario
Que el abismo responda de una vez
Porque ya va quedando poco tiempo.

Nicanor Parra

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Un café que sabe a ventana




"¿Cuántas veces no hemos probado nosotros mismos un café que sabe a ventana, un pan que sabe a rincón, una cerveza que sabe a beso?"
Gabriel García Márquez, Botella al mar para el dios de las palabras


martes, 6 de diciembre de 2011

Su nombre, aquellas dos palabras, no dijeron allí nada







"Le parecía estar metido en el engranaje de una máquina que le descomponía en trozos impersonales, antes de que se pudiera hablar de culpabilidad o de inocencia. Su nombre, aquellas dos palabras, las más pobres de imaginación, pero las más ricas en sentimiento, no dijeron allí nada. Sus trabajos, que en el mundo científico, un mundo de solidez y crédito, le habían procurado honor y fama, en aquel momento no contaban para nada; ni una sola vez le preguntaron por ellos. Su rostro reveló sus señas personales; tenía la impresión de no haber pensado nunca hasta entonces que sus ojos eran grises, de uno de los cuatro tipos existentes y oficialmente registrados en millones de ejemplares; sus cabellos eran rubios, alta su figura, su rostro ovalado y, por lo demás, no tenía características especiales, aunque él se reservaba otra opinión. Según Ulrich, era esbelto, ancho de espaldas, su caja torácica poseía la forma de una vela hinchada en el mástil de un barco y las articulaciones de su cuerpo accionaban los músculos como pequeñas palancas de acero cuando se irritaba, reñía o estrechaba a Bonadea en sus brazos; por el contrario, era delgado tierno, oscuro y blando, como una medusa nadando en el agua cuando leía un libro que le conmovía o cuando le rozaba la brisa del amor errante, el cual nunca habría creído que tuviera lugar en el mundo. En aquel momento le interesó precisamente el desencadenamiento estadístico de la persona; y el sistema de medida y descripción que le habían aplicado los organismos policíacos, le entusiasmó como una poesía de amor compuesta por el diablo. Lo más maravilloso de todo el procedimiento fue que la policía no sólo podía despedazar a un hombre de modo que no quedara nada de él, sino que con aquellas piezas insignificantes lo reconstruyeron inconfundiblemente y en ellos se le podía reconocer. Para desarrollar todo este proceso se necesita algo imponderable que la policía llama sospecha.
Ulrich comprendió de una vez que sólo sirviéndose de la más fría prudencia podría salir de aquel enredo en que le había metido su insensatez. El interrogatorio continuó. Se imaginó el efecto que podría producir su respuesta si, al preguntarle por su domicilio, les dijera: mi casa es la de una persona que me es extraña. O si a la otra pregunta sobre su acción les respondiera que hacía siempre lo contrario de lo que le importaba. Pero externamente contestó con docilidad y dio calle y número de su vivienda, y trató de justificar de algún modo su conducta. La autoridad interna del espíritu era por desgracia impotente frente a la autoridad externa del sargento. Al fin echó mano de la última tabla de salvación. Preguntado por su oficio, respondió. "privado" -intelectual privado no debería haber dicho jamás-; al pronunciar aquel vocablo, sintió descansar sobre sí una mirada que hubiera sido igual si se le hubiera ocurrido decir "vagabundo"; pero cuando se trató de tomar los datos de filiación, al declarar Ulrich que su padre era miembro del Senado, la mirada fue otra. Siguió siendo desconfiada, pero Ulrich vio en ella algo que le produjo una sensación semejante a la de un hombre que, abatido por las olas del mar, toca al fin con el dedo del pie terreno firme."

Robert Musil, El hombre sin atributos.


domingo, 4 de diciembre de 2011

My cup of coffee said






I do not like the human race




“I do not like the human race. I don’t like their heads. I don’t like their faces. I don’t like their feet. I don’t like their conversations. I don’t like their hairdos. I don’t like their automobiles. I don’t like their dogs or their cats or their roses.”
Charles Bukowski


sábado, 3 de diciembre de 2011

El juego en que andamos




Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.

Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.

Juan Gelman


Canción amarga





En la cara lleva
tres años perdidos
y el frío de las seis de la mañana.

Van a partirte el corazón.
De pronto
la luz apagada,
los pasillos turbios,
la puerta que clava su ruido en la espalda.

Van a partirle el corazón.
Y arrastra
una cadena oscura
de pasiones heladas,
ese frío que cabe solamente
detrás de una palabra.

Y yo la veo caminar,
despacio,
perderse en lo que anda,
fugitiva tristeza que va y viene
de la sombra a la puerta de mi casa.

La luz artificial deja en la calle
el temblor silencioso
de tres barcas ancladas.

cuando ella cruza por mi lado siento
como un golpe de remos
y un murmullo de agua.


Poema en Audio



Slavoj Žižek: The Struggle for European Legacy.



No tengo ganas de volver a casa porque el fregadero está atascado




"No tengo ganas de volver a casa porque el fregadero está atascado, pero tampoco tengo ganas de caminar así que me detengo en la acera de espaldas a un gran almacén, miró cómo la gente entra y sale y pienso que los que salen deberían quedarse dentro y los que entran deberían quedarse fuera, eso ahorraría bastante movimiento y bastante cansancio.
Sería un buen consejo para darles, pero no escucharían. Así que no digo nada, aprovecho el calor que sale de la tienda porque las puertas están constantemente abiertas y me siento casi tan bien como hace un rato, sentado en mi habitación."
 Agota Kristof, No importa.


viernes, 2 de diciembre de 2011

Sabía que de pronto sentiría un tirón





"Una de las cosas que más me atraía de sentarme por las tardes a leer y escribir fuera era no leer y no escribir: tener una intención inicial y después reorientarla, practicar esa desviación; acceder a ala escala de los juegos.
Una vez había leído en un libro de Thomas Bernhard que un tipo se tumbaba en la cama y se quedaba con sus extremidades orientadas al infinito. Es algo en lo que pensé muchas veces estando allí sentado. Cerraba los ojos y reordenaba mis miembros bajo la suposición de que al moverlos en una continua rotación tipo radar encontraría la orientación del infinito; sabía que de pronto sentiría un tirón en la dirección de mis brazos y piernas cuando lo encontrase."

Agustín Fernández Mallo, Nocilla Lab.


Dije que me parecía perfecto





"Después mencionaron a una tal Cesárea Tinajero o Tinaja, no lo recuerdo, creo que por entonces yo discutía a gritos con un mesero por unas botellas de cerveza, y hablaron de las Poesías del Conde de Lautréamont, algo en las Poesías relacionado con la tal Tinajero, y después Lima hizo una aseveración misteriosa. Según él, los actuales real visceralistas caminaban hacia atrás. ¿Cómo hacia atrás?, pregunté.
-De espaldas, mirando un punto pero alejándose de él, en línea recta hacia lo desconocido.
Dije que me parecía perfecto caminar de esa manera, aunque en realidad no entendí nada. Bien pensado, es la peor forma de caminar."
Roberto Bolaño, Los detectives salvajes.


Ulysses





“Though much is taken, much abides; and though
We are not now that strength which in old days
Moved earth and heaven, that which we are, we are;
One equal temper of heroic hearts,
Made weak by time and fate, but strong in will
To strive, to seek, to find, and not to yield.”

Alfred Lord Tennyson, Ulysses. Ulises.


jueves, 1 de diciembre de 2011

The hardest part about growing up





I'd Rather Go Blind



Something told me that it was over, baby, yeah
When I saw you
When I saw you and that girl
And y'all was talking

Something deep down
Something deep down in my soul said
"Go on, go on and cry, girl"
When I saw you, when I saw you with that same person
And y'all was walking around

And I'd rather
I'd rather be a blind girl, baby, yeah, yeah
Than to see you walk away, walk away from me, baby
Don't leave me, I don't wanna see you go

'Cause you see, I love you so much
And I don't wanna watch you leave me
Don't wanna watch you leave me, baby
And another thing is, one more thing is
I just don't, I just don't wanna be free
Scared to be by myself


Como cuando se abre una flor





"Como cuando se abre una flor y revela el corazón que no tiene."


Nocturnos













1

No soy yo quien escucha
ese trote llovido que atraviesa mis venas.

No soy yo quien se pasa la lengua entre los labios,
al sentir que la boca se me llena de arena.

No soy yo quien espera,
enredado en mis nervios,
que las horas me acerquen el alivio del sueño,
ni el que está con mis manos, de yeso enloquecido,
mirando, entre mis huesos, las áridas paredes.

No soy yo quien escribe estas palabras huérfanas.


2

Debajo de la almohada
una mano,
mi mano,
que se agranda,
se agranda,
inexorablemente,
para emerger,
de pronto,
en la más alta noche,
abandonar la cama,
traspasar las paredes,
mezclarse con las sombras,
distenderse en las calles.
y recubrir los techos de las casas sonámbulas.

A través de mis párpados
yo contemplo sus dedos,
apacibles,
tranquilos,
de ciclópeas falanges;
los millares de ríos
zigzagueantes,
resecos
que recorren la palma desierta de esa mano,
desmesurada,
enorme,
adherida al insomnio,
a mi brazo,
a mi cuerpo el diminuto,
perdido a en medio de las sábanas;
sin explicarme cómo esa mano
es mi mano,
ni saber por qué causa se empeña en disminuirse.


3

Me asomo a los ladridos.

¿Qué hace este árbol despierto?

Las sombras no se apartan,
se aprietan a sus cuerpos.

No me agrada esta calma,
este silencio muerto,
sin carne,
puro hueso.

A través de la veta, mineral, de una nube,
aparece la luna.

Ya me lo sospechaba.

¿Qué hacer?
¿Qué hacer?

La miro.
Quiero ulular.
No puedo.


4

Y tú también
quejido,
inútil,
extraviado,
de tranvía ya loco
de trajes
y de horarios;
adentro de mis venas,
en mi tiempo,
en mis huesos,
mezclado a mi silencio,
a mi pulso,
a mi fiebre,
a todo lo que impregna
esta vigilia estéril,
con ritmo de gotera,
de persiana que se abre
y golpea, golpea,
aquí,
adentro de lo hueco,
donde estoy confinado,
recluido entre tendones,
asomado a los párpados,
entre azoteas,
ventanas
moribundos,
vajillas que se bañan,
rodeado de papeles,
de todo lo que sufre ,
mi presencia obstinada:
los libros,
la ceniza,
los lápices,
la silla,
el pelo y la dulzura
que se acerca y me mira,
la mesa
y el ropero,
con sus trajes ahorcados,
la cama que me espera
--el velamen tendido--
anclada en la penumbra,
¿en el sueño?,
¿en la vida?,
las cortinas,
la alfombra,
que miro y me entristece
cuando voy a sacarme,
con calma,
los botines,
y llega algún recuerdo
fragmentario,
perdido:
las plazas de mi infancia.
un camino,
una casa;
las manos
las caderas
las piernas amputadas
de mujeres diluidas
por las horas,
los ruidos,
que suelen detenerme,
de pronto
en la certeza
de haberlas poseído
entre muebles extraños;
mientras oigo la calle,
la noche que oscuramente muge,
como una vaca enferma,
al ir a cobijarse
en los grandes hangares
que orinan los inviernos,
mientras salen los trenes,
taciturnos,
quejosos,
que van hacia la aurora
desgarrando el silencio,
con un grito oxidado
que se mezcla a mis nervios,
a mi tinta,
a mi sangre.


5

La lluvia,
con frecuencia
penetra por mis poros,
ablanda mis tendones,
traspasa mis arterias,
me impregna,
poco a poco,
los huesos,
la memoria.

Entonces,
me refugio
en un rincón cualquiera
y estirado en el suelo
escucho,
durante horas,
el ritmo de las gotas
que manan de mi carne,
como de una gotera.


6

Buenas noches, lechuza.

Me agrada la presencia de tus ojos callados,
y ver pastar las sombras debajo de los árboles.

Pero hay algo esta noche,
desazonado,
hueco,
latente,
inexpresado.

¡Ah! Lechuza. Lechuza.
¡Si tuviese tu quena!...
¿Será el viento,
la sombra?

Está aquí.
En la nuca.
A mi espalda.
En tus ojos.

¡Por favor!
No te rías,
No te rías, lechuza.


7

La noche, navegando , como ayer,
como siempre,
por aguas de silencio,
de calma,
de misterio.
y el campo, las ciudades,
los árboles,
lo inmóvil,
rodando por el aire,
como ayer,
como siempre,
a miles de kilómetros,
hacia el sol,
hacia el día,
para seguir de nuevo,
sin descanso,
sin tregua,
el mismo derrotero
de oscuridad,
de estrellas,

¡Qué motivo de asombro!
¡Cuánta monotonía!


8

Un caballo y un coche.

¿Un coche muerto?

Más allá del silencio,
debajo del asfalto,
sobre las chimeneas,
en el aire,
en mis venas,
socavando la noche,
la angustia,
las paredes,
con su trote vacío,
con su ritmo de muerte.

Un caballo y un coche.


Oliverio Girondo 



They always need explanations






miércoles, 30 de noviembre de 2011

Flashed Face Distortion Effect




"Jason M Tangen, Sean C Murphy, Matthew B Thompson
Abstract. We describe a novel face distortion effect resulting from the fast-paced presentation of eye-aligned faces. When cycling through the faces on a computer screen, each face seems to become a caricature of itself and some faces appear highly deformed, even grotesque. The degree of distortion is greatest for faces that deviate from the others in the set on a particular dimension (eg if a person has a large forehead, it looks particularly large). This new method of image presentation, based on alignment and speed, could provide a useful tool for investigating contrastive distortion effects and face adaptation." Perception

Cuando el niño era niño




Cuando el niño era niño andaba con los brazos colgando,
quería que el arroyo fuera un río,
que el río fuera un torrente y que este charco fuera el mar.
Cuando el niño era niño no sabía que era niño,
para él todo estaba animado
y todas las almas eran una.

Cuando el niño era niño no tenía opinión sobre nada,
no tenía ninguna costumbre,
se sentaba en cuclillas,
tenía un remolino en el cabello,
y no ponía caras cuando lo fotografiaban.

Cuando el niño era niño era el tiempo de preguntas como:
¿Por qué yo soy yo y por qué no tú?
¿Por qué estoy aquí y por qué no allí?
¿Cuando empezó el tiempo y dónde termina el espacio?
¿Acaso la vida bajo el sol no es sólo un sueño?
Lo que veo y oigo y huelo,
¿no es sólo la apariencia de un mundo ante el mundo?
¿Existe de verdad el mal y gente que realmente son malos?
¿Cómo puede ser que yo, el que soy,
no fuera antes de devenir,
y que un día yo, el que yo soy,
no sea más ese que soy?

Cuando el niño era niño le costaba tragar las espinacas,
los chícharos, el arroz con leche y la coliflor al vapor,
y ahora come todo, no sólo por necesidad.
Cuando el niño era niño alguna vez despertó en una cama extraña,
y ahora lo hace seguido.
Muchas personas le parecían bellas,
y ahora, sólo en ocasiones, con suerte.
Imaginaba claramente el paraíso,
y ahora, como mucho, lo adivina.
No podía pensar en la nada,
y hoy se estremece ante ella.
Cuando el niño era niño jugaba entusiasmado,
y ahora se concentra como antes
sólo si se trata de su trabajo.

Cuando el niño era niño las manzanas y el pan
le bastaban de alimento, y todavía es así.
Cuando el niño era niño las moras le caían en la mano,
como sólo caen las moras, y asi es todavía;
las nueces frescas le ponían áspera la lengua,
y así es todavía;
encima de cada montaña tenía el anhelo de una montaña más alta,
y en cada ciudad el anhelo de una ciudad aun más grande…
y siempre es así todavía.
En la copa del árbol tiraba de las cerezas
con igual deleite lo hace hoy todavía;
se asustaba de los extraños como todavía se asusta;
esperaba las primeras nieves y todavía las espera.
Cuando el niño era niño
lanzó un palo como una lanza contra el árbol,
y hoy vibra así todavía.

Peter Handke



lunes, 28 de noviembre de 2011

Los felices azares del columpio reedited





"Los felices azares del columpio (en francés, Les hasards heureux de l’escarpolette), o, simplemente, El columpio (L'Escarpolette), también conocido en inglés como The Swing, es un cuadro del artista rococó francés Jean Honoré Fragonard, realizado en 1767." Wikipedia


Se me cayó una parte




En una noche que debió ser lluvia
o en el muelle de un puerto tal vez inexistente
o en una tarde clara, sentado a una mesa sin nadie,
se me cayó una parte mía.
No ha dejado ningún hueco.
Es más: pareciera algo que ha llegado
y no algo que se ha ido.
Pero ahora,
en las noches sin lluvia,
en las ciudades sin muelles,
en las mesas sin tardes,
me siento de repente mucho más solo
y no me animo a palparme,
aunque todo parezca estar en su sitio,
quizá todavía un poco más que antes.
Y sospecho que hubiera sido preferible
quedarme en aquella perdida parte mía
y no en este casi todo
que aún sigue sin caer.

Roberto Juarroz, Poesía vertical II


Not with a bang but a whimper.






"This is the way the world ends
This is the way the world ends
This is the way the world ends
Not with a bang but a whimper."