jueves, 28 de abril de 2011

Colors Out of Space




"Colocar un color en el contexto adecuado o combinarlo de determinada manera puede producir efectos “extraños” en tu percepción. Stephen L. Macknik y la española Susana Martínez-Conde repasan en un fantástico artículo en Scientific American algunos de los efectos visuales que podemos percibir como consecuencia de este uso del color. El dibujo manga de la imagen, por ejemplo, parece representar a una chica con un ojo de cada color. Los dos ojos son, sin embargo, del mismo tono de gris, pero nuestro cerebro interpreta los colores en función del contexto que les rodea. Este proceso lleva, como dice el artículo, a que el color y el brillo sean “siempre relativos”."
Post de Amazings.es

Si esto es un umbral





Cuántos de los que he conocido
(si de verdad los he conocido)
hombres, mujeres
(si esta división sigue vigente)
han atravesado este umbral
(si esto es un umbral)
han cruzado este puente
(si se puede llamar puente).
Cuántos después de una vida más corta o más larga
(si para ellos en eso sigue habiendo alguna diferencia)
buena porque ha acabado
mala porque ha acabado
(si no prefirieran decirlo al revés)
se han encontrado en la otra orilla
(si se han encontrado)
y si la otra orilla existe.
No me es dado saber
cuál fue su destino
(ni siquiera si se trata de un solo destino,
y si hay todavía destino).
Todo
(si con esta palabra no lo delimito)
ha terminado para ellos
(si no lo tienen por delante).
Cuántos han saltado del tiempo en marcha
y se pierden a lo lejos con una nostalgia cada vez
mayor
(si merece la pena creer en perspectivas).
Cuántos
(si la pregunta tiene algún sentido,
si se puede llegar a la suma final
antes de que el que cuenta se cuente a sí mismo)
han caído en el más profundo de los sueños
(si no hay otro más profundo).
Hasta la vista.
Hasta mañana.
Hasta la próxima.
Ya no quieren
(si es que no quieren) repetirlo.
Condenados a un interminable
(si no es otro) silencio.
Ocupados sólo con aquello
(si es sólo con aquello)
a lo que los obliga la ausencia.


Wislawa Szymborska


When Intuition Fails




miércoles, 27 de abril de 2011

I´m never quite so stupid





Pero el tiempo






"...Pero el tiempo todo lo trae a la luz, todo lo plantea, saca a relucir todas las posibilidades, las sencillas y las absurdas, y cuando se ha acabado ese tiempo, ese elemento enigmático con el que cualquier cosa adquiere un nuevo sentido, a veces él mismo llega a preguntarse qué es el amor, qué busca una persona en brazos de otra...Y cada vez resulta más penoso y doloroso responder a esta cuestión."

Sándor Márai, La gaviota



Todo viene de lejos




Todo viene de lejos.
Y sigue estando lejos.

¿Pero lejos de qué?
De algo que está lejos.

Mi mano me hace señas
desde otro universo.

Roberto Juarroz
Duodécima poesía vertical





El amor es una compañía














El amor es una compañía.
Ya no sé andar solo por los caminos,
Porque ya no puedo andar solo.
Un pensamiento visible me hace andar más de
prisa
Y ver menos, y al mismo tiempo gustar de ir
viendo todo.
aun la ausencia de ella es una cosa que está
conmigo.
Y yo gusto tanto de ella que no sé cómo desearla.
Si no la veo, la imagino y soy fuerte como los
árboles altos.
Pero si la veo tiemblo, no sé qué se ha hecho
de lo que siento en ausencia de ella.
todo yo soy cualquier fuerza que me abandona.
Toda la realidad me mira como un girasol con la
cara de ella en el medio.

Fernando Pessoa
Imagen: Jef Aerosol



Not only am I not super-skilled at anything





“Sometimes when I’m brushing my teeth, I’ll look at the mirror and I swear my reflection seems kind of disappointed. I realized a couple of years ago that not only am I not super-skilled at anything, I’m not even particularly good at being myself.”




¿Qué es el tiempo?







"¿Qué es el tiempo? Un misterio omnipotente y sin realidad propia. Es una condición del mundo de los fenómenos, un movimiento mezclado y unido a la existencia de los cuerpos en el espacio y a su movimiento. Pero ¿acaso no habría tiempo si no hubiese movimiento? ¿Habría movimiento si no hubiese tiempo? ¡Es inútil preguntar! ¿Es el tiempo una función del espacio? ¿O es lo contrario? ¿Son ambos una misma cosa? ¡Es inútil continuar preguntando! El tiempo es activo, posee una naturaleza verbal, es "productivo". ¿Y qué produce? Produce el cambio. El ahora no es el entonces, el aquí no es el allí, pues entre ambas cosas existe siempre el movimiento. Pero como el movimiento por el cual se mide el tiempo es circular y se cierra sobre sí mismo, ese movimiento y ese cambio se podrían calificar perfectamente de reposo e inmovilidad. El entonces se repite sin cesar en el ahora, y el allá se repite en el aquí. Y como, por otra parte, a pesar de los más desesperados esfuerzos, no se ha podido representar un tiempo finito ni un espacio limitado, se ha decidido "imaginar" que el tiempo y el espacio son eternos e infinitos, pensando -al parecer- que, dentro de la imposibilidad de hacerse una idea, esto es un poco más fácil. Sin embargo, alestablecer el postulado de lo eterno y lo infinito, ¿no  se destruye lógica y matemáticamente todo lo limitado y finito? ¿No queda todo reducido a cero? ¿Puede haber sucesión en lo eterno? ¿Puede haber coexistencia en lo finito? ¿Cómo armonizar esta "solución de compromiso" respecto a lo eterno y lo infinito con conceptos como distancia, movimiento y cambio... e incluso con la mera presencia de cuerpos limitados en el universo? ¡Es inútil preguntar!"

Thomas Mann, La montaña mágica.



miércoles, 20 de abril de 2011

Symmetry




Symmetry from Everynone on Vimeo.


martes, 19 de abril de 2011

Vida




Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.

Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!».
Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!».
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.

No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada.)

Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.


José Hierro



Eric Bergstrom









"El dramaturgo sueco Eric Bergstrom abandonó su pequeña aldea en la montaña donde había vivido toda su vida y emigró a la bulliciosa vida de la capital. Pensaba que era hora de dar un paso adelante en su vida y a los 86 años dejó su hogar y su empleo de horticultor y decidió ser autor de teatro.


Siguió en contacto a través del correo electrónico con su amor de toda la vida -la señora de Bergstrom, quien quedó en el pueblo a cargo de las gallinas- y alguna comunicación esporádica con sus padres que nunca respondieron porque habían muerto veinte años atrás.

Desafortunadamente, su mujer, que seguía viva, o al menos eso decían las malas lenguas, tampoco le respondió nunca. Pudo influir el hecho de que nunca tuvo mail. Casi medio siglo después, un fontanero de Minnesota que recibió toda esta correspondencia por error, la ha donado a la Fundación Bergstrom a cambio de una tostadora eléctrica, lo que nos permite disfrutar a nosotros de los escritos de Bergstrom y al fontanero de pan tostado.

Reproducimos a continuación algunos de los correos mas significativos que pueden ayudarnos a comprender la controvertida figura del conocido autor sueco.

Querida señora Bergstrom:

En todo el tiempo que llevo en este país, aproximadamente unas 4 horas, he sido bien tratado por todos, si exceptuamos al taxista que aprovechó cuando pasábamos por una calle abandonada para atracarme y al policía al que pedí auxilio que me dio una paliza por no llevar los papeles, pues me los acababan de robar. Sin embargo, como no guardo ningún rencor y me maravilla esta urbe, deseo que mis cenizas se esparzan a lo largo de esta agreste península y para que así se haga, estoy buscando a alguien que se ofrezca a ir recogiéndolas del cenicero cada vez que fume.

Por lo demás, todo bien. Te echo mucho de menos a ti y a dos de las gallinas.

Tuyo sinceramente,
Eric

La primera epístola mantiene un tono claramente distante y formal, propio del momento en que se encontraba el dramaturgo. Hacía solo unos meses que había decidido romper con todo, había roto con la ciudad que le había acogido durante toda su vida, había roto con una relación de casi cincuenta años, había roto con su pasado, que le había acompañado hasta el presente e incluso acababa de romperse un tobillo durante una caída mientras se mudaba. Era una época de rupturas.


* * * * *

Querida señora Bergstrom:

Mis aventuras en la capital del reino se complican, multiplican y fructifican. El ordenador se niega a mantener una relación estable conmigo, y entre la cocina y yo hay un abismo religioso que no sé si podremos salvar. Yo la quiero, pero ella guarda sus favores para cualquier otro con más experiencia y menos entusiasmo. El trabajo bien. O eso me cuenta la gente, porque yo sigo sin tener. Estoy leyendo la biografía de Chejov y él a mi edad tenía más pelo. Eso me deprime. La casera insiste en que le pague o, en su defecto, que me acueste con ella. Sabes que tengo por norma no besar a personas con más vello facial que Stalin, aunque como no sé decir que no, quizá tenga que enviarte invitaciones para mi boda en un par de horas.
Me gustaría que mantuviéramos una cibercorrespondencia y que publicaras estas cartas cuando me haga famoso o después de mi suicidio. Lo que ocurra antes. Te enviaría un beso pero la pantalla está un poco sucia. Espero poder dártelo en persona.

Tuyo sinceramente,
Eric

Podemos observar en este escrito pequeños apuntes que contradicen la biografía no autorizada que sobre el autor realizó su vecino Vladimir Bolasvsky «Bergstrom y la madre que lo parió» donde describe el romance con su casera como una relación puramente sexual. Las referencias a Chejov y Stalin evidencian su preferencia por la literatura rusa y los dictadores con bigote.

* * * * *

Querida señora Bergstrom:

Te envío esta misiva electrónica que espero tampoco llegues a leer porque tampoco tengo nada especial que escribir. El otoño acaba de empezar en la ciudad. El tiempo está nublado y amenaza lluvia. La lluvia me deprime. El sol también, pero la lluvia además me moja y puedo caer enfermo o incluso morir de pulmonía. Quizá no sea tan negativa. Trabajo no me falta. Dinero sí. Amor tengo todo el que pueda proporcionarme yo mismo. Pero como no tengo dinero tampoco es mucho. Mi salud mejorará. Estoy siguiendo un régimen a base de alcohol, nicotina, drogas y malvivir. Estoy seguro de que en el momento que lo deje, mejoraré. Creo que he confirmando que la casera me odia. Quizá no se tomó bien que vomitase sobre su gato, pero te juro que no fue mi intención. De todas formas yo creo que eso solo fue la excusa. Tengo un talento especial para ser odiado. Quizá debiera aprovecharlo y montar una empresa.

Podría contarte cosas que te encantaría saber pero el correo electrónico no es un lugar seguro y además serían casi todas mentira. No hagas caso de lo que dicen los periódicos. Entre mi compañero de piso y yo solo hay una buena amistad.

Tuyo sinceramente
Eric

Confirmamos en esta carta la existencia de un compañero de piso de identidad desconocida o bien del primer brote esquizofrénico en el dramaturgo. Conociendo la habitual tacañería de Bergstrom suponemos que, de ser un delirio, le obligaría igualmente a pagar la mitad del alquiler (...)."


 Pepe Macías, Veinte relatos de humor y una canción desafinada. Vía.



Hermann Kafka













Redes 92: Los orígenes de las especies



Entrevista de Eduard Punset con Mark Pagel, profesor de biología evolutiva de la Universidad de Reading, Reino Unido. Casa de Charles Darwin, Inglaterra, 14 de febrero del 2011.





Eduard Punset:
Estamos en…, vamos, lo que fue el despacho de Charles Darwin. Mark, ¿Cuál es el mensaje que Darwin envía a todo el mundo? ¿Por qué demonios ha sido muy bien comprendido por algunos, pocos, tan incomprendido por muchos y, sin embargo, tan conocido por prácticamente todos, verdad?

Mark Pagel:
Yo creo que la gente realmente no se ha dado cuenta de lo atrevido que fue Darwin, porque lo que hizo Darwin con su teoría fue afirmar que podía explicar la existencia de cualquier ser vivo sobre la Tierra. Basándose en una única teoría, fue capaz de explicar los plátanos, los tomates, las jirafas, los seres humanos, los simios, los monos, los antílopes... Elaboró una teoría sobre el origen de la diversidad del mundo. Fue una teoría que lo abarcaba todo. Con una única idea, la evolución por selección natural, pudo explicar toda la diversidad terrestre. Hizo gala de gran lucidez al determinar que todas las especies terrestres descienden de otras especies y que en ese proceso de descendencia, se modifican y se adaptan al entorno, lo cual nos lleva a dos conclusiones fundamentales: la primera es que cualquier cosa sobre la Tierra está relacionada con todo lo demás...

Eduard Punset:
Así es.

Mark Pagel:
Porque todos descendemos de algo que se remonta muy lejos en el pasado, y aún más lejos en el pasado, y si retrasamos el reloj de la evolución lo suficiente en el tiempo, todos compartimos algo con un antepasado común, todos estamos interrelacionados. Pero el segundo gran descubrimiento de Darwin fue percatarse de que, si todos evolucionamos de un antepasado común, cualquier cosa sobre la Tierra ha pasado por esa misma evolución, una humilde bacteria está tan evolucionada como tú y yo porque ha ido evolucionando desde ese antepasado común, como tú y yo. De modo que, según el darwinismo, no existe lo primitivo y lo complejo sino que todo tiene el mismo grado de evolución.

Eduard Punset:
Es fantástico. Parece que pensó, corrígeme si me equivoco, que esa evolución a partir de un antepasado común fue sutil y paulatina. No obstante, algunas personas como tú habéis dicho que no fue exactamente así como ocurrieron las cosas, como se produjo la especiación, como se crearon las especies. ¿Cómo lo ves?

Mark Pagel:
Bueno, es bastante cierto. Una de las grandes ironías o sorpresas de Darwin es que tituló su libro, su libro más famoso, “El origen de las especies”… Pero, en realidad, nunca llegó a estudiar cómo una especie se transforma en dos, lo que llamamos la especiación. Incluso aquí, en Down House, donde estamos ahora, estudió sus palomas y tenía grandes invernaderos llenos de plantas, pero nunca estudió realmente la especiación, el proceso mediante el cual una especie se transforma en dos. Probablemente la razón fue que se trata de un proceso muy largo. Por eso, creo que todos nosotros, cuando miramos el mundo que nos rodea y vemos distintas especies, pensamos que las especies son cosas que han sido arrastradas hacia su propio entorno por selección natural, tras muchos cambios pequeños y progresivos. Sin embargo, algunos de los trabajos que hemos desarrollado sugieren que la especiación podría ser mucho más accidental, que la verdad es que no entendemos tan bien como creemos el modo en que surge una especie nueva. Podría ser que la propia especiación, el proceso mediante el cual surgen dos nuevas especies a partir de una, es una especie de accidente y sólo después de este accidente que las separa, evolucionan de forma diferente.

"Accidente feliz"

Eduard Punset:
Lo llamáis “accidente feliz”, algo inesperado y tumultuoso, ¿no?, en cierto modo..., pasar de una especie a otra…

Mark Pagel:
Sí, lo llamamos un “accidente feliz” porque cuando miramos el mundo que nos rodea, no vemos los patrones que esperaríamos encontrar si las especies evolucionaran a través de cambios graduales. Una de las cosas que hicimos fue medir el tiempo que transcurre entre los episodios consecutivos de especiación. Conseguimos reunir pruebas del tiempo que tarda en producirse la especiación. Y si suponemos que las especies evolucionan a través de la acumulación de cambios graduales…

Eduard Punset:
¿Tardarían mucho tiempo…?

Mark Pagel:
Tardarían mucho tiempo, es cierto que algunas especies tardarían mucho, otras, poco, pero la mayoría las encontraríamos en algún punto intermedio. Así que, cuando pensamos que las cosas ocurren por la acumulación gradual de muchísimas cosas, esperamos que se dé la típica curva de campana, la curva habitual de los tiempos entre episodios de especiación, pero no se parece nada al patrón que vemos.

Eduard Punset:
¿Qué ocurrió entonces?

Mark Pagel:
Parece que las nuevas especies surgen como si simplemente aparecieran y surgieran una detrás de otra, sin ningún ritmo concreto, casi como si se produjeran por casualidad, un acontecimiento fortuito que causa la aparición de una nueva especie y luego se separan y se diferencian.

Eduard Punset:
Tú conociste, antes de que falleciera, y yo también lo conocí, a Stephen Jay Gould, un paleontólogo de Harvard, ya sabes… Quien tenía un carácter complicado a veces, pero era un científico maravilloso. Habló de las contingencias de la especiación y creo que lo que quiso decir fue que, a veces, las especies surgían por contingencia o casualidad. Recuerdo que Gould lo dijo, que si no hubiera sido porque los dinosaurios desaparecieron de repente, porque estalló un meteorito, no estaríamos aquí, hablando entre nosotros.

Mark Pagel:
Sí, a Stephen Gould le sedujo la idea de las contingencias. Pensaba que cuando el meteorito llegó a la Tierra, hace 65 millones de años, los dinosaurios se extinguieron y, de repente, quedó todo ese espacio para que lo ocuparan los mamíferos. Estoy convencido de que Stephen Gould tenía razón y que muchas cosas dependen de las contingencias, de lo que sucede, pero una de las cosas que vemos si miramos el mundo es que las mismas cosas ocurren una y otra vez, así que si nos fijamos en una foca, un pingüino, un pez y un delfín, todos tienen la misma forma, todos nadan de la misma forma… Esto prueba que en la naturaleza existe la regularidad, no todo ocurre por accidente, pero una vez se forman las especies, la selección natural las arrastra hacia hábitats muy predecibles.

Eduard Punset:
Formas de comportarse…

Mark Pagel:
Así que pienso que si quisiéramos rebobinar la cinta de la evolución, si quisiéramos volver a empezar de nuevo desde el principio, probablemente volvería a haber murciélagos, delfines, leones…

Eduard Punset:
Y humanos.

Mark Pagel:
Probablemente volvería a haber seres humanos.

La evolución en los seres humanos

Eduard Punset:
Escucha, otra pregunta que me hago, Mark, ¿la selección natural se ve influida por el comportamiento del grupo? Estoy pensando en los humanos, por ejemplo, véase lo que ha ocurrido en Oriente Medio o en algunos países de Oriente Medio, donde el comportamiento del grupo ha llevado a cambios de régimen, ¿de acuerdo?, pero el comportamiento del grupo, ¿puede suponer cambios evolutivos en otros organismos?

Mark Pagel:
Es un tema muy importante y fascinante, sobre todo cuando hablamos de seres humanos, porque parece que los seres humanos tienen un conjunto de actitudes que nunca esperaríamos ver en un organismo que ha evolucionado según la selección natural de Darwin. Parece que los seres humanos favorecen mucho el tipo de relaciones que son mejores para el grupo que para sí mismos, así, por ejemplo, abrimos la puerta para que pasen los demás, cedemos nuestro asiento en el tren, pagamos impuestos voluntariamente, incluso vamos a la guerra y luchamos por nuestro país, pagando el precio con nuestras vidas a veces. ¿Cómo podría ser todo esto el resultado de la evolución natural de Darwin? Por eso, mucha gente piensa que los seres humanos evolucionaron según un proceso denominado “selección de grupo”, es decir, que en cierto modo la selección natural de Darwin eligió entre grupos de personas, de modo que los grupos de personas que pudieran coordinar mejor sus acciones ganarían la partida a los demás grupos. Algunos piensan que tenemos esa mentalidad, la de hacer lo que sea mejor para el grupo, aun cuando no saquemos un provecho personal. Resulta sorprendente porque la especie humana es la única especie terrestre que muestra este comportamiento. En mi opinión, probablemente se trate de una posición equivocada. Creo que realmente tenemos esa mentalidad grupal porque durante 200 mil años los seres humanos han evolucionado para vivir en pequeñas sociedades tribales y tuvieron que competir con otras sociedades tribales. Lo que yo creo es que cuando vives en una sociedad tribal, la reputación y el reconocimiento de ser alguien útil los obtienes si aprendes a convivir con el grupo. Pienso que si cedemos nuestro asiento en el tren o abrimos la puerta para que pasen otros, es una manera de demostrar que somos buena gente, que somos amigables, que somos colaboradores porque…

Eduard Punset:
Buscamos el cariño de los demás…

Mark Pagel:
Buscamos el cariño de los demás y queremos que los demás reconozcan que somos personas en quienes se puede confiar y con quien se puede cooperar. Así que lo que parece ser una selección de grupo, es decir, que hacemos la cosas por el bien del grupo, en realidad, implica que consigamos un reconocimiento, una reputación.

Eduard Punset:
Mark, vamos a dejar que la audiencia pueda disfrutar de uno de tus grandes potenciales como investigador, el lenguaje. Me dices, lo he leído en alguno de tus ensayos, que existe algo que llamas Guía de expresiones para viajeros en el tiempo en términos de investigación lingüística, que te permitiría ver cómo era el inglés que se hablaba hace mil años. ¿Qué encontramos en esa búsqueda de las raíces del lenguaje?

Mark Pagel:
Una de las cosas más fascinantes sobre el lenguaje, y otra razón por la que es tan fascinante estudiar a los seres humanos, es que tenemos dos sistemas hereditarios. Durante el siglo XX aprendimos que tenemos un sistema hereditario que es genético: transmitimos nuestros genes a nuestra prole y ellos los transmiten a sus hijos, sin embargo, los humanos tienen un segundo sistema hereditario, que es nuestro lenguaje: transmitimos el lenguaje de padres a hijos y ellos, a su vez, se lo transmiten a sus hijos. Y una de las cosas que vemos es que, en gran parte, el lenguaje evoluciona como los genes.

Eduard Punset:
¿Hay mutaciones?

Mark Pagel:
Hay mutaciones del lenguaje, las palabras cambian. Si dos grupos de personas se trasladan a lugares distintos, las lenguas que hablan se separan, del mismo modo que esperamos que dos organismos se separen. Y después de mucho tiempo podemos ver cómo aparecen grandes familias de árboles lingüísticos debido a que se instalan nuevos moradores en algunas zonas, por eso tú y yo ambos hablamos lenguas indoeuropeas, yo hablo inglés, tú hablas español. Se trata de lenguas relacionadas porque ambas han evolucionado a partir de una lengua anterior común. Dado que en gran medida las lenguas evolucionan como lo hacen las especies, por un proceso de descendencia con modificaciones, podemos seguir los pasos de la evolución del lenguaje a lo largo de mucho tiempo. Y una de las cosas que descubrimos es que uno de los elementos del lenguaje, las palabras, cambian tan despacio que podemos remontarnos muy atrás y encontrar formas lingüísticas relacionadas con dichas palabras, hasta cinco mil años atrás, ocho mil años … diez mil años…

Eduard Punset:
¿Como cuáles?

Mark Pagel:
Por ejemplo, existe una palabra en inglés para designar “dos” objetos, “dos” objetos. Si yo digo “two”, tú me dirás, “dos”. Un italiano dirá “due”. Un alemán dirá “zwei”. César en la Antigua Roma hubiese dicho “duo”. Un hablante de hindi dice “do”. Un hablante de punjabi dice “do”. Un griego dice “duo”. Y podemos apreciar que todos estos sonidos son muy parecidos, ¿verdad? Y resulta que todas las lenguas indoeuropeas, incluido el español, el italiano, el portugués, el francés y las lenguas germánicas como el inglés, el noruego y las lenguas de origen escandinavo y las lenguas de Checoslovaquia, Rusia, hasta la India, todas son lenguas relacionadas, lo podemos observar en el uso de la palabra que designa “dos” objetos. Todos utilizamos un sonido relacionado.

Eduard Punset:
La excepción, pensaba yo ahora, es el euskera, ¿verdad?, los vascos…

Mark Pagel:
Así es. Muchos piensan que los vascos eran cazadores-recolectores que vivían en Europa antes de que llegaran los granjeros indoeuropeos, por lo que su lengua es inclasificable, nadie sabe dónde colocarla. Probablemente se deba a que su lengua se remonta a alguna lengua hablada en Europa hace 20.000 años mientras que todas esas lenguas indoeuropeas se remontan a una lengua común hablada hace 8 o 9 mil años.

Eduard Punset:
Algunas lenguas están desapareciendo, bueno, muchas ya han desaparecido. Algunas sobrevivirán y parece que para siempre, quiero decir, cuando nos fijamos en el inglés, algunos me dicen que el chino va a superar al inglés y yo les contesto que me parece que no. ¿Por qué no parece que esto vaya a ocurrir?

Mark Pagel:
Es muy interesante. Cuando hablamos de lenguas que sobreviven y de otras que se extinguen… Es muy fácil pensar que algunas lenguas son superiores a otras pero no es así, y es bastante obvio que si algunas lenguas se extinguen es porque dichas lenguas no se asocian a sociedades tecnológicamente muy avanzadas. En cuanto una lengua tiene menos de 500 hablantes, parece que tiene muchos números para extinguirse, y al revés, cuando una lengua tiene más de un millón de hablantes, dos o tres millones de hablantes, es porque se extiende su uso. Se debe a que las lenguas con muchos hablantes están relacionados con sociedades dominantes políticamente, económicamente, militarmente, etc. Así que las lenguas dominantes en el mundo actual son el español, el inglés y el chino. Y casi la mitad de la población mundial habla alguna de estas tres lenguas por razones obvias. Estas tres culturas han tenido mucho éxito a nivel económico, político y militar. Así que la gran pregunta que se plantea es: ¿qué va a ocurrir en el futuro? Nadie lo sabe pero nunca deberíamos subestimar el poder de adaptación de las propias lenguas. Por ejemplo, en estos momentos, está emergiendo una nueva forma de inglés, algunos lo llaman globish, se trata de ese inglés que habla todo el mundo, personas de distintas sociedades. Este inglés globalizado es un inglés simplificado. Utilizan palabras muy sencillas en lugar de sofisticadas.

Eduard Punset:
¿Y no hay ninguna norma que diga lo que es correcto y lo que es incorrecto? Estaba pensando en el francés, por ejemplo, que tienen una Real Academia del Francés, que se encarga de vigilar la pureza del francés y, probablemente, esto impide la divulgación de dicha lengua frente al inglés, que no tiene Real Academia de la Lengua.

Mark Pagel:
Tienes toda la razón. Los idiomas que han sobrevivido son como las especies supervivientes, tienen capacidad de adaptación… Permiten que penetren ideas nuevas, palabras nuevas. Los franceses tienen un ministerio entero que se dedica a evitar la entrada de ciertas palabras inglesas como “le week-end”, “le hamburguer”… En la lengua francesa. Esto está fosilizando el francés, es decir, que no va a evolucionar. Va a seguir siendo muy francés pero no va a evolucionar. Así como tenemos muchas variantes de español que se hablan en todo el mundo, también tenemos muchas variantes de inglés y en el futuro habrá más variantes de chino, a medida que los chinos empiecen a moverse por el mundo. El idioma que gane la partida al final será aquel que pueda atraer a más hablantes por tener la virtud de resolver mejor los problemas diarios de la gente. Cuando viajamos por el mundo, la lengua que utilicemos para subir a un tren, coger un avión, pedir comida en un restaurante, esa será la lengua ganadora y probablemente será un idioma que pueda absorber suficientes palabras de otras culturas como para convertirse en lengua de uso.

Eduard Punset:
O sea que el futuro, lo que nos dice Darwin, lo que nos dice desde el pasado, es que aquellas inteligencias, aquellas habilidades, aquellas sociedades que sean más libres, que interfieran menos con la capacidad de absorber lo que los otros saben o tienen, estas seguramente sobrevivirán.



Our lady of perpetual astonishment






La Gente





"Y cuando digo 'La Gente' no me refiero a esa masa inventada por los libros de textos y que en la Universidad de Columbia me enseñaron a llamar 'Proletariado' y que han rebautizado ahora como 'Desencantados que viven en guetos sin oficio ni beneficio' o, como dicen en Inglaterra, Mods and Rods (zurullos). Y yo digo que la gente es lo primero, y lo segundo, y lo tercero, y lo cuarto, y lo quinto y lo sexto y lo séptimo y lo octavo y lo noveno y lo décimo y lo undécimo y lo duodécimo en una parada de taxis, y si alguien osa molestar a esa gente, podría encontrarse con el filo de una hoja de hierba rebanándole la próstata"

 Jack Kerouac, Satori en París.



Lunes





Pero después de todo, no sabemos
si las cosas no son mejor así,
escasas a propósito… Quizá,
quizá tienen razón los días laborables.
Tú y yo en este lugar, en esta zona
de luz apenas, entre la oficina
y la noche que viene, no sabemos.
O quizá, simplemente, estamos fatigados.

Jaime Gil de Biedma















Espera





Esperaba,
esperaba
y todavía
y siempre
esperando,
esperando
con todas las arterias,
con el sacro,
el cansancio,
la esperanza,
la médula;
distendido,
exaltado,
apurando la espera,
por vocación,
por vicio,
sin desmayo,
ni tregua.

¿Para qué extenuarme en alumbrar recuerdos
que son pura ceniza?
Por muy lejos que mire:
la espera ya es conmigo,
y yo estoy con la espera...
escuchando sus ecos,
asomado al paisaje de sus falsas ventanas,
descendiendo sus huecas escaleras de herrumbre,
ante sus chimeneas,
sus muros desolados,
sus rítmicas goteras,
esperando,
esperando,
entregado a esa espera
interminable,
absurda,
voraz,
desesperada.

Sólo yo...
¡Sí!
Yo sólo
sé hasta dónde he esperado,
qué ráfagas de espera arrasaron mis nervios;
con qué ardor,
y qué fiebre
esperé
esperaba,
cada vez con más ansias
de esperar y de espera.

¡Ah! el hartazgo y el hambre de seguir esperando,
de no apartar un gesto de esa espera insaciable,
de vivirla en mis venas,
y respirar en ella
la realidad,
el sueño,
el olvido,
el recuerdo;
sin importarme nada,
no saber qué esperaba:
¡siempre haberlo ignorado!;
cada vez más resuelto a prolongar la espera,
y a esperar,
y esperar,
y seguir esperando
con tal de no acercarme
a la aridez inerte,
a la desesperanza
de no esperar ya nada;
de no poder, siquiera,
continuar esperando.


Oliverio Girondo



I did!







En la noche terrible














En la noche terrible, sustancia natural de todas las noches, 
en la noche de insomnio, sustancia natural de todas mis noches, 
recuerdo, velando en modorra incómoda, 
recuerdo lo que hice y lo que podía haber hecho en la vida. 
Recuerdo, y una angustia se dispersa por mí todo 
como un frío del cuerpo o un miedo. 
Lo irreparable de mi pasado, ¡ése es el cadáver! 
Todos los muertos puede ser que sean vivos en otra parte. 
Todos mis propios momentos pasados puede ser que existan en algún lugar,
en la ilusión del espacio y del tiempo, en la falsedad del transcurrir. 
Pero lo que yo no fui, lo que yo no hice, lo que ni siquiera soñé; 
lo que sólo ahora veo que debería haber sido, 
eso está muerto más allá de todos los Dioses, 
eso –y fue finalmente lo mejor de mí- ni los Dioses lo hacen vivir… 
Si a cierta altura hubiese girado para la izquierda en vez de para la derecha; 
si en cierto momento hubiese dicho sí en vez de no, o no en vez de sí; 
si en cierta conversación hubiese tenido las frases que sólo ahora, en la somnolencia elaboro, 
si todo eso hubiese sido así, sería otro hoy, 
y tal vez el universo, el universo entero sería insensiblemente llevado a ser otro también. 
Pero no giré para el lado irreparablemente perdido, 
no giré ni pensé en girar, y sólo ahora lo percibo; 
pero no dije no o no dije sí, y sólo ahora veo lo que no dije; 
pero las frases que faltaron decir en ese momento me surgen todas, 
claras, inevitables, naturales. 
La conversación cerrada concluyentemente, la materia toda resuelta… 
Pero sólo ahora lo que nunca fue, ni será para atrás, me duele. 
Lo que frustré de veras no tiene ninguna esperanza en ningún sistema metafísico. 
Puede ser que para otro mundo yo pueda llevar lo que soñé, pero 
¿podré llevar para otro mundo lo que me olvidé de soñar? 
Ésos, los sueños por tener, sí que son el cadáver. 
Lo entierro en mi corazón para siempre, 
para todo el tiempo, para todos los universos.


Fernando Pessoa


Y allí tendré algo de paz
















Me levantaré y me pondré en marcha, e iré a Innisfree,
y haré allí una choza de arcilla y espinos:
nueve surcos de habas tendré allí, un panal para la miel,
y viviré solo en el arrullo de los zumbidos.
Y allí tendré algo de paz, porque la paz viene goteando con calma,
goteando desde los velos de la mañana hasta donde canta el grillo;
allí la medianoche es una luz tenue, y el mediodía un brillo escarlata
y el atardecer está lleno de alas de pájaro.
Me levantaré y me pondré en marcha, noche y día
oigo el agua del lago chapotear levemente contra la orilla.
Mientras me detengo en la carretera o en el asfalto gris
la oigo en lo más hondo del corazón.

W. B. Yeats



I will arise and go now, and go to Innisfree,
And a small cabin build there, of clay and wattles made;
Nine bean rows will I have there, a hive for the honeybee,
And live alone in the bee-loud glade.
And I shall have some peace there, for peace comes dropping slow,
Dropping from the veils of the morning to where the cricket sings;
There midnight's all a-glimmer, and noon a purple glow,
And evening full of the linnet's wings.

I will arise and go now, for always night and day
I hear lake water lapping with low sounds by the shore;
While I stand on the roadway, or on the pavements gray,
I hear it in the deep heart's core.



El don del amor absoluto







“Después de haber echado una carta, subía al piso de arriba y me tumbaba junto a mi mujer y, con los ojos bien abiertos fijaba la vista en la oscuridad, como intentando leer mi futuro. Me decía una y otra vez que, si un hombre, un hombre sincero y desesperado como yo, ama a una mujer con todo su corazón, si es capaz de cortarse las orejas y enviárselas por correo, si es capaz de sacarse la sangre del corazón y volcarla en el papel, saturar a esa mujer con su necesidad y anhelo, asediarla eternamente, no puede ser que ella lo rechace. El hombre más feo, más débil, el hombre más indigno ha de triunfar por fuerza, si está dispuesto a dar hasta la última gota de su sangre. Ninguna mujer puede rechazar el don del amor absoluto”

Henry Miller



I’m responsible


















“I think we’re always responsible for our actions. We’re free. I raise my hand – I’m responsible. I turn my head to the right – I’m responsible. I’m unhappy – I’m responsible. I smoke a cigarette – I’m responsible. I shut my eyes – I’m responsible. I forget that I’m responsible, but I am. I told you escape is a pipe dream. After all, everything is beautiful. You only have to take an interest in things, see their beauty. It’s true. After all, things are just what they are. A face is a face. Plates are plates. Men are men. And life…is life.” -


Vivre sa vie, Nana Kleinfrankenheim.



Gu naiz eta Ni gara





Nik Gu naiz bat ezagutzen dugu,
askotan gertatzen gara elkarrekin
eta garen tokia edozein izanik ere
beti gauza bera esaten digu:
Guk hau uste dut,
zergati bat beti da zertarako bat.

Guk beti hitz egiten du letra larriekin baina
nik ez dugu inoiz ezer ulertzen.

Hala bada zertarako daude zergatiak? Galdetzen diogu nik asperduraz.
Guk ez dut galderarik erantzuten, erantzuten du beraiek puntu-puntuan.
Eta bertan geratzen dira
betierean
ni joaten garen arte.

Liese

domingo, 17 de abril de 2011

Cuánto más fácil






"¡Cuánto más fácil resulta querer al que se despide!"
Walter Benjamin



sábado, 16 de abril de 2011

La mujer al sol





Ocurre solamente que el movimiento y el calor
Son como el calor y el movimiento de una mujer.

No es que exista ninguna imagen en el aire
Ni el principio o el fin de una forma:

Hay un vacío. Pero la mujer en un oro sin hebras
Nos quema con los cepillados de su traje

Y una disociada abundancia de ser,
Más categórica por lo que ella es-

Porque está desencarnada
Llevando los olores de los campos de estío,

Confesando el taciturno y aun así indiferente,
Invisiblemente claro, único amor.

Wallace Stevens





Somos unos para otros como figuras de cera





"Esa incapacidad mía, lo sé; triste incapacidad para comprender lo que me rodea; para entrever, tras unos ojos que nos miran un momento al pasar; tras unos labios callados, al cruzarse con nosotros; tras una frente hermética, el mundo de emoción, de calor, de ternura que puede estar oculto dentro, llamando desesperadamente. Somos cajas cerradas, bien cerradas; y mudas, y ciegas. Vamos, por ejemplo, ahí, en la ciudad, en un tranvía, sentados y callados, hombres y mujeres, unos frente a otros, cada uno con sus ojos de color distinto y expresión diferente, asomándose por ellos a la vida de fuera, y, sin embargo, sin dejarse ver nada, sin ver nada tampoco. ¿ Qué sabemos de lo que se esconde detrás de cada frente?... Generalmente, nada. Somos unos para otros como figuras de cera, que andan y se mueven, sin amor, sin alma, sin ser "




Belief





Is there anyone who
Ever remembers changing their mind from
The paint on a sign?
Is there anyone who really recalls
Ever breaking rank at all
For something someone yelled real loud one time

Everyone believes
In how they think it ought to be
Everyone believes
And they're not going easily

Belief is a beautiful armor
But makes for the heaviest sword
Like punching under water
You never can hit who you're trying for

Some need the exhibition
And some have to know they tried
It's the chemical weapon
For the war that's raging on inside

Everyone believes
From emptiness to everything
Everyone believes
And no one's going quietly

We're never gonna win the world
We're never gonna stop the war
We're never gonna beat this
If belief is what we're fighting for

What puts a hundred thousand children in the sand
Belief can
Belief can
What puts the folded flag inside his mother's hand
Belief can
Belief can



viernes, 15 de abril de 2011

Big history




We Feel Fine







"We Feel Fine is an exploration of human emotion on a global scale.

Since August 2005, We Feel Fine has been harvesting human feelings from a large number of weblogs. Every few minutes, the system searches the world's newly posted blog entries for occurrences of the phrases "I feel" and "I am feeling". When it finds such a phrase, it records the full sentence, up to the period, and identifies the "feeling" expressed in that sentence (e.g. sad, happy, depressed, etc.). Because blogs are structured in largely standard ways, the age, gender, and geographical location of the author can often be extracted and saved along with the sentence, as can the local weather conditions at the time the sentence was written. All of this information is saved.

The result is a database of several million human feelings, increasing by 15,000 - 20,000 new feelings per day. Using a series of playful interfaces, the feelings can be searched and sorted across a number of demographic slices, offering responses to specific questions like: do Europeans feel sad more often than Americans? Do women feel fat more often than men? Does rainy weather affect how we feel? What are the most representative feelings of female New Yorkers in their 20s? What do people feel right now in Baghdad? What were people feeling on Valentine's Day? Which are the happiest cities in the world? The saddest? And so on.

The interface to this data is a self-organizing particle system, where each particle represents a single feeling posted by a single individual. The particles' properties – color, size, shape, opacity – indicate the nature of the feeling inside, and any particle can be clicked to reveal the full sentence or photograph it contains. The particles careen wildly around the screen until asked to self-organize along any number of axes, expressing various pictures of human emotion. We Feel Fine paints these pictures in six formal movements titled: Madness, Murmurs, Montage, Mobs, Metrics, and Mounds.

At its core, We Feel Fine is an artwork authored by everyone. It will grow and change as we grow and change, reflecting what's on our blogs, what's in our hearts, what's in our minds. We hope it makes the world seem a little smaller, and we hope it helps people see beauty in the everyday ups and downs of life.

- Jonathan Harris & Sep Kamvar. May 2006.


Almost blue





Almost blue
Almost doing things we used to do
There's a girl here and she's almost you
Almost
All the things that your eyes once promised
I see in hers too
Now your eyes are red from crying

Almost blue
Flirting with this disaster became me
It named me as the fool who only aimed to be

Almost blue
It's almost touching it will almost do
There's a part of me that's always true... always

Not all good things come to an end now, it is only a chosen few
I have seen such an unhappy couple

Almost me

Almost you

Almost blue







Es usted demasiado viejo








"Y pensar que, tras su primer encuentro con Nietzky, nada permitía prever que acabarían algún día siendo amigos. No puede quitarse de la cabeza que su encuentro de hace quince años en París tuvo ciertos paralelismos —sobre todo en lo referente a la diferencia de edad y a la antipática frase de despedida— con el encuentro que tuvo lugar en Dublín entre W. B. Yeats y James Joyce.
En aquel primer encuentro, después de haberle reprochado hasta lo más intachable de su política editorial, su futuro amigo Nietzky acabó diciéndole: «Podríamos haber coincidido en el tiempo, y hasta ser los dos los mejores de nuestra generación, yo como escritor y usted como editor. Pero no ha sido así. Usted es muy viejo ya, y se nota mucho.»
No se lo tuvo en cuenta, como tampoco, salvando todas las diferencias, le guardó rencor Yeats al jovencito Joyce cuando se conocieron en la sala de fumadores de un restaurante de O’Connell Street en Dublín, y el futuro autor de Ulysses, que acababa de cumplir veinte años, le leyó al poeta de treinta y siete un conjunto de excéntricas y breves descripciones y meditaciones en prosa, bellas pero inmaduras. Había abandonado la forma métrica, le dijo el joven Joyce, con el fin de obtener una forma tan fluida que pudiera responder a las oscilaciones del espíritu.
Elogió Yeats aquel esfuerzo, pero el joven Joyce, arrogante, le dijo: «Realmente no me importa si lo que hago le gusta o no. De hecho no sé por qué le estoy leyendo esto a usted.» Y luego, dejando su libro en la mesa, comenzó a detallar sus objeciones a todo lo que Yeats había hecho. ¿Por qué se había metido en política y, sobre todo, por qué había escrito acerca de ideas y por qué había condescendido a hacer generalizaciones? Todas estas cosas, le dijo, eran señales de un enfriamiento del hierro, del desvanecimiento de la inspiración. Yeats se quedó perplejo, pero luego se reanimó él solo. Pensó: «Es de la Royal University, y cree que todo ha sido resuelto por Tomás de Aquino, no debo preocuparme. Me he encontrado con muchos como él. Probablemente reseñaría bien mi libro si lo enviara a un diario.
Pero la autorreanimación flojeó cuando al cabo de un minuto el joven Joyce habló mal de Wilde, que era amigo de Yeats. Y al poco rato —esto último desmentido por el propio Joyce que lo enmarcaba en un «cotilleo de café» y decía que, en cualquier caso, sus palabras de despedida nunca tuvieron ese aire de desprecio que se desprende de la anécdota— se puso en pie, y mientras se retiraba, dijo: «Tengo veinte años, ¿usted qué edad tiene?» Yeats le respondió quitándose un año. Con un suspiro, Joyce agregó: «Es lo que suponía. Lo he conocido demasiado tarde. Es usted demasiado viejo.»"

Enrique Vila-Matas, Dublinesca.