sábado, 21 de mayo de 2011

#SpanishRevolution














"Creí mi hogar apagado, 
y revolví la ceniza...
me quemé la mano"

Antonio Machado





sábado, 14 de mayo de 2011

The Sun Goes Down




Opening lines from books







"Far out in the uncharted backwaters of the unfashionable end of the Western Spiral arm of the Galaxy lies a small unregarded yellow sun."
Douglas Adams, The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy.

“As Gregor Samsa awoke one morning from uneasy dreams he found himself transformed in his bed into a gigantic insect."
Franz Kafka, The Metamorphosis and Other Stories.

“Mr and Mrs Dursley, of number four Privet Drive, were proud to say that they were perfectly normal, thank you very much.”
JK Rowling, Harry Potter and the Philosopher's Stone.

“Ships at a distance have every man’s wish on board.”
Zora Neale Hurston, Their Eyes Were Watching God.

"Alice was beginning to get very tired of sitting by her sister on the riverbank, and of having nothing to do: once or twice she had peeped into the book her sister was reading, but it had no pictures or conversations in it, 'and what is the use of a book', thought Alice, 'without pictures or conversation?"
Lewis Carroll, Alice’s Adventures in Wonderland.

“All children, except one, grow up.”
JM Barrie, Peter Pan.

“Not every 13-year-old girl is accused of murder, brought to trial, and found guilty.”
Avi, True confessions of Charlotte Doyle.

"It was a bright cold day in April, and the clocks were striking thirteen."
George Orwell, 1984.

"There was a boy called Eustace Clarence Scrubb, and he almost deserved it."
 C. S. Lewis, The Voyage of the Dawn Treader.

"Novalee Nation, seventeen, seven months pregnant, thirty-seven pounds overweight - and superstitious about sevens - shifted uncomfortably in the seat of the old Plymouth and ran her hands down the curve of her belly.”
Billie Letts, Where the Heart Is. 

"If you are interested in stories with happy endings, you would be better off reading some other book."
Lemony Snicket, Daniel Handler, A Series of Unfortunate Events.

"It was the day my grandmother exploded."
Iain Banks, The Crow Road.

"If you're going to read this, don't bother."
Chuck Palahniuk, Choke.

"For a long time, I went to bed early."
 Marcel Proust, Swann's Way from In Search Of Lost Time.

"In the beginning God created the heavens and the earth."
The Bible

“Dr. John Harvey Kellogg, inventor of the cornflake and peanut butter, not to mention caramel-cereal coffee, Bromose, Nuttolene and some seventy-five other gastronomically correct foods, paused to level his gaze on the heavyset women in front of him.”
T. Coraghessan Boyle, The Road to Wellville.

“All this happened, more or less.”
 Kurt Vonnegut, Slaughterhouse-Five.

"Conventions, like clichés, have a way of surviving their own usefulness."
 Jane Rule, Desert of the Heart.

"The beginning is simple to mark."
Ian McEwan, Enduring Love.

"Marley was dead, to begin with."
Charles Dickens, A Christmas Carol.

"If you were going to give a gold medal to the least delightful person on Earth, you would have to give that medal to a person named Carmelita Spats, and if you didn’t give it to her, Carmelita Spats was the sort of person who would snatch it from your hands anyway."
Lemony Snicket, The Austere Academy.

"Ours is essentially a tragic age, so we refuse to take it tragically."
D.H. Lawrence, Lady Chatterley's Lover.

"Emma Woodhouse, handsome, clever, and rich, with a comfortable home and happy disposition, seemed to unite some of the best blessings of existence; and had lived nearly twenty-one years in the world with very little to distress or vex her."
Jane Austen, Emma.

"I will not drink more than fourteen alcohol units a week."
Helen Fielding, Bridget Jonses’ Diary.

“It was the best of times, it was the worst of times, it was the age of wisdom, it was the age of foolishness, it was the epoch of belief, it was the epoch of incredulity, it was the season of Light, it was the season of Darkness, it was the spring of hope, it was the winter of despair.”
Charles Dickens, A Tale of Two Cities.

“It is a truth universally acknowledged, that a single man in possession of a good fortune, must be in want of a wife.”
Jane Austen, Pride and Prejudice.

"All happy families are alike; each unhappy family is unhappy in its own way."
Leo Tolstoy, Anna Karenina.

“If you really want to hear about it, the first thing you'll probably want to know is where I was born, and what my lousy childhood was like, and how my parents were occupied and all before they had me, and all that David Copperfield kind of crap, but I don't feel like going into it, if you want to know the truth."
JD Salinger, The Catcher in the Rye.





miércoles, 11 de mayo de 2011

Do something



martes, 10 de mayo de 2011

A dramatic reading of Humpty Dumpty





Once upon a wall of stone
Sat Humpty Dumpy all alone
Shrouded in a web of gloom
His fate as near as tomorrow's tomb

For earth called him
As he teetered and fell
And the ground took him
And mangled his shell

All the angels in heaven
And Demons below
Were soaked in yoke
As they fought for his soul

Now my own days grow shorter
The final hour is soon
And as Humpty before me
I must bid you adieu



viernes, 6 de mayo de 2011

Phosphene







"A phosphene is an entoptic phenomenon characterized by the experience of seeing light without light actually entering the eye. The word phosphene comes from the Greek words phos (light) and phainein (to show). Phosphenes are flashes of light, often associated with optic neuritis, induced by movement or sound.
Phosphenes can be directly induced by mechanical, electrical, or magnetic stimulation of the retina or visual cortex as well as by random firing of cells in the visual system. Phosphenes have also been reported by meditators (commonly called nimitta); people who go for long periods without visual stimulation (also known as the prisoner's cinema); or those who are using psychedelic drugs." Wikipedia

"Fosfenos es un Fenómeno entóptico, caracterizado por la sensación de ver manchas luminosas, causada por la estimulación mecánica, eléctrica o magnética de la retina o corteza visual. Un ejemplo de fosfeno son los patrones luminosos que se ven al frotar los párpados con bastante presión." Wikipedia


Una especie de abismo






Yo ya me sentí viejo al poco de nacer:
los demás luchaban, deseaban, suspiraban,
en mí no sentía más que una añoranza imprecisa.
Nunca tuve nada parecido a una infancia.

En la profundidad de ciertos bosques, sobre una alfombra de musgo,
repugnantes troncos de árbol sobreviven a su follaje;
en torno a ellos se forma una atmósfera de luto.
En su piel ennegrecida y sucia medran los hongos.

Yo no serví jamás a nada ni a nadie:
lástima. Vives mal cuando es para ti mismo.
El menor movimiento constituye un problema,
Te sientes desgraciado y, sin embargo, importante.

Te mueves vagamente, como un bicho minúsculo.
Ya apenas eres nada, pero, ¡qué mal lo pasas!
Llevas contigo una especie de abismo
mezquino y portátil, levemente ridículo.

Dejas de ver la muerte como algo funesto.
De vez en cuando ríes, sobre todo al principio.
Intentas vanamente adoptar el desprecio.
Luego lo aceptas todo y la muerte hace el resto.




La transformación del rosa masculino en rosa femenino






"Todos los que desprecian el rosa como color "típicamente femenino" encontrarán asombroso que, en tiempos pasadas, el rosa haya sido un color masculino. El diario financiero más famoso del mundo, The Financial Times, se imprime desde 1888 en papel rosado. También la Gazetta dello Sport, diario deportivo italiano leído casi exclusivamente por hombres, se imprime en papel rosado.
"Rosa para las niñas, azul celeste para los niños"; esta convención es tan conocida, que muchos piensan que siempre ha sido así. Pero esta moda nació alrededor de 1920. Y este reparto de colores para los recién nacidos contradice nuestro simbolismo, para el cual el rojo es masculino, y el rosa, el pequeño rojo, es el color de los niños varones pequeños.
Por eso, en los cuadros antiguos se solía puntar al Niño Jesús de color rosa, tanto en cuadros de siglo XIII como en cuadros del siglo XIX, en los que el Niño Jesús jamás aparece vestido de azul celeste.

En pinturas de Barroco se ven a menudo criaturas vestidas de pies a cabeza de color rosa. Y cuando aparecen con un yelmo en la cabeza y una espada a la cintura, nos parecen ejemplos inesperados de niñas que reciben una educación masculina, pero estas criaturas vestidas de rosa no son niñas, sino príncipes caracterizados mediante el rosa -el pequeño rojo- como futuros gobernantes.
El pintor de corte Franz Xaver Winterthaler pintó en 1846 a la reina Victoria con sus hijos. Uno de ellos, aún bebé, viste un largo vestido blanco con un fajín azul claro y un gorro guarnecido con lazos también azules -este bebé es una niña, la princesa Elena.
En otro  cuadro de Winterthaler vemos al hijo de la reina Victoria, Arturo, cuando era bebé, con vestido y gorrito con lazos rosas. En la época de la reina Victoria, a nadie se le habría ocurrido pensar que una criatura vestida de rosa tendría que ser una niña.


Hasta 1900, el color para las niñas y los niños pequeños era el blanco. Si su vestimenta llevaba lazos, éstos eran casi siempre rojos, pues según la tradición, los lazos rojos, protegían contra el mal de ojo. Niños y niñas llevaban hasta la edad de cinco años el mismo tipo de vestido, largo hasta los pies. Los peleles, actualmente prenda típica de los bebés, aparecieron en 1920. Y los patucos y zapatos infantiles eran de color blanco, marrón y rojo.
La moda de vestir a los niños de algún color fue popularizándose a partir de 1920, cuando ya era posible producir tintes resistentes al agua hirviendo. Y entonces se puesto de moda el color rosa para las niñas. Este cambio tuvo dos causas: cuando, después de la Primera Guerra Mundial, el color rojo desapareció de todos los uniformes militares, despareció también de la moda civil masculina, dejó de parecer lógico vestir a los niños pequeños de color rosa.
En esta época se produjo una verdadera revolución en la moda: la llamada "moda reformisa" liberó a las mujeres de los corsés y creó una moda específica para los niños. Antes, los niños vestían copias en miniatura de los trajes de los adultos. Ahora, niños y niñas llevarían los cómodos trajes y vestidos de marinero -teñidos con índigo artificial, el nuevo tinte, el mejor de todos. De los trajes de marinero, se derivó, con una lógica casi forzosa, el hecho de que el azul claro, o el azul en general, se convirtiese en el color de los niños. Como el color tradicionalmente contrario, el rosa se convirtió entonces en el color de las niñas.
En el "Museo de la Infancia" londinense puede verse, como por ejemplo más temprano de vestimena rosa para las niñas, una caja con seis pares de patucos y medias rosas, regalo que recibió en 1923 la princesa María antes del nacimiento de su primer hijo -además, naturalmente, de zapatos y medias azules-. La princesa sólo tuvo hijos varones, y legó al museo las prendas rosas, como ejemplo de los entonces nuevos colores para los bebés.
Cuando el rosa se convirtió en el color femenino, se convirtió también en color de discriminación. Durante la Segunda Guerra Mundial, los homosexuales que no podían satisfacer el ideal de la masculinidad fueron encerrados en campos de concentración, donde tenían que llevar como distintivo un triángulo rosa cosido a la ropa. El "triangulo rosa", o el color rosa, lo usan a menudo los homosexuales en sus actividades públicas como símbolo de la antigua opresión, aunque para ellos nunca ha sido un color positivo de identificación.
Hacia 1970, el rosa femenino se había impuesto en todos los países. No obstante, en aquellos lugares donde la tradición católica era grande, el azul claro, el color de la Virgen, siguió siendo durante cierto tiempo el color de las niñas. En la época en que el resistente tejido de perlón gozó de general aceptación, la moda de los colores para los bebés llegó a su punto culminante: todos los cochecitos estaban guarnecidos con volantes rosas o azules, y todos los bebés iban vestidos de azul o de rosa desde el gorrito hasta los zapatos.
Ya hacia 1980 empezó a desaparecer la costumbre de los dos colores. Por una parte por razones prácticas: los padres no querían esperar al nacimiento para comprar la ropa del color adecuado. Y en la moda adulta, los colores de las ropas masculinas y femeninas se parecían cada vez más, por lo que resultaba cada vez más extemporánea la distinción entre colores "típicamente masculinos" y colores "típicamente femeninos". Hoy, el uso de los colores ligados al seco en los bebés se va ya como una costumbre de un pasado gris.
Para terminar, una simpática explicación estadounidense de los dos colores: cuando la cigüeña- o algún otro ser celeste- trae a los niños, al aterrizar coloca a las niñas sobre capullos de rosas, y a los niños sobre repollos azulados."

Eva Heller, Psicología del color.



Talking about a revolution





Don't you know
They're talkin' about a revolution
It sounds like whisper
Don't you know
They're talkin' about a revolution
It sounds like whisper

While they're standing in the welfare lines
Crying at the doorsteps of those armies of salvation
Wasting time in the unemployment lines
Sitting around waiting for a promotion

Poor people gonna rise up
And get their share
Poor people gonna rise up
And take what's theirs

Don't you know
You better run...
Oh I said you better
Run
run
run...


En mi ser se encierran






"En mi ser se encierran todas las incoherencias y los contrastes posibles. Aquellos que me vean pródigo, terco, banal, sin ideas sólidas, fatuo, negligente, perezoso, poco aplicado, irreflexivo, sin ninguna constancia, parlanchín, sin tacto, maleducado, caprichoso, de humor variable... Tendrán tanta razón como los que puedan decir que soy ahorrador, modesto, valeroso, tenaz, enérgico, constante, trabajador, taciturno, lleno de finura, educado, que soy alegre... El que diga que soy cobarde no estará más equivocado que el que diga que soy extremadamente valiente. Nada me sorprende de mi. Y nada debe extrañarles."




I wish I could just take a pill to be perfect







Poema de Las Cosas





Quizás estando sola, de noche, en tu aposento
oirás que alguien te llama sin que tú sepas quién,
y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento
que existen ciertamente, pero que no se ven...

Y también es posible que una tarde de hastío
como florece un surco, te renazca un afán,
y aprenderás entonces que hay cosas como el río
que se están yendo siempre, pero que no se van...

O al cruzar una calle, tu corazón risueño
recordará una pena que no tuviste ayer
y aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,
cosas que nunca han sido, pero que pueden ser...

Por más que tú prefieras ignorar estas cosas
sabrás por qué suspiras oyendo una canción
y aprenderás entonces que hay cosas como rosas,
cosas que son hermosas, sin saber que lo son...

Y una tarde cualquiera, sentirás que te has ido
y un soplo de ceniza regará tu jardín,
y aprenderás entonces, que el tiempo y el olvido
son las únicas cosas que nunca tienen fin.


José Angel Buesa



miércoles, 4 de mayo de 2011

Why the other line is likely to move faster




Caballos, perros y mujeres









"Abundan las anécdotas sobre Schopenhauer en el Englisher Hof: se habla de su insaciable apetito, que lo llevaba a comer por dos (cuando alguien se lo señalo, contestó que también pensaba por dos),  del hecho de que pagaba doble para evitar que alguien se sentara a su lado, de su conversación brusca pero aguda, de sus frecuentes arranques de furia, de la lista negra de individuos con los cuales se nagaba a cruzar palabra, de su inclinación por hablar de temas inoportunos o escandalosos, como alabar en ese lugar un descubrimiento científico que le permitía evitar las infecciones venéreas sumergiendo el pene después del coito en una solución diluida en lejía en polvo.
Si bien le agradaba la conversación seria, rara vez encontraba comensales a los que estimara merecedores de su tiempo. En una época, solía poner una moneda de oro en la mesa apenas se sentaba, y la retiraba cuando se iba. Uno de los oficiales que almorzaban habitualmente en el lugar le preguntó cierta vez por qué  lo hacía. Schopenhauer respondió que estaba dispuesto a regalar la moneda a los pobres el día en que oyera que los oficiales hablaban de algo serio, en lugar de perorar eternamente sobre caballos, perros y mujeres. Durante la comida se dirigía a su perro faldero, Atman, tratándolo de "señor", pero cambiaba el trato por el de "¡Tú, humano!"cuando el perro se portaba mal.
Se cuentan muchas anécdotas sobre su agudísimo ingenio. Una vez, uno de los clientes del club le planteo una pregunta "Bueno pensaba que un gran sabio como usted lo sabia todo". Schopenhauer le contestó: "Ningún conocimiento es ilimitado; lo único que no tiene límites es la estupidez". Cualquier pregunta sobre las mujeres o el matrimonio suscitaba una respuesta amarga de su parte. Una vez, se vio obligado a soportar la compañía de una mujer muy charlatana que describió con todo lujo de detalles su desgraciado matrimonio. Él la escuchó con paciencia, pero cuando le preguntó si la comprendía, le contestó: "No, pero comprendo a su marido".
Según se cuenta, le preguntaron en otra ocasión si estaba dispuesto a casarse.
-No tengo intención de casarme porque sólo me acarrearía problemas.
-¿Por qué cree eso?
-Me pondría celoso porque mi mujer me engañaría.
-¿Por qué está tan seguro?
-Porque lo tendría merecido.
-No entiendo.
-Por haberme casado.
También usó palabras ácidas con respecto a los médicos, de quienes dijo una vez que escribían con dos letras distintas: una apenas legible para las recetas y otra clara y comprensible para las cuentas."

Irvin D. Yalom, Un año con Schopenhauer.


Blues Boys Tune




Beneath it all, desire of oblivion runs.





Beyond all this, the wish to be alone
However the sky grows dark with invitation cards
However we follow the printed directions of sex
However the family is photographed under the flagstaff
Beyond all this, the wish to be alone.
Beneath it all, desire of oblivion runs:
Despite the artful tensions of the calendar,
The life insurance, the tabled fertility rites
The costly aversion of the eyes from death—
Beneath it all, desire of oblivion runs.



Philip Larkin 



Más allá de todo esto, el deseo de estar solo:
Por mucho que el cielo se oscurezca con tarjetas de invitación
Por mucho que sigamos las recomendaciones explícitas del sexo
Más allá de todo esto, está el deseo de estar solo.
Por debajo de todo, el deseo de olvido fluye:
A pesar de los conflictos resbaladizos del calendario,
Del seguro de vida, de los estipulados ritos de fertilidad,
De la cara aversión de los ojos a la muerte–
Por debajo de todo, el deseo de olvido fluye.




La palabra más triste de todo el diccionario





"Dice: Durante mucho tiempo mi desconsuelo fue total. Inconsolable... Así estaba yo, cariño. Anota esa palabra en tu pequeña libreta. Puedo decir por experiencia que es la palabra más triste de todo el diccionario. Bien, pero al final pude superarlo. El tiempo es un caballero, dijo un sabio. O alguna mujer vieja y cansada, quién sabe."

 Raymond Carver, Tres rosas amarillas.


Al revés





El hombre se ha vuelto del revés.
Convendría por eso
que usara el sombrero al revés,
los guantes, la camisa
y sobre todo el corazón al revés.

Y también convendría
que diera vuelta las palabras,
las miradas que se desflecan en el viento,
la historia de sus pálidos días,
las puertas del silencio,
el símil de pensar con que se yergue
y la inconducta terca de su muerte.

Y cuando esté todo al revés
volver a darlo vuelta del revés,
para ver si allí encuentra su figura,
la figura de hombre que jamás encontró.

Porque el revés del revés no es el derecho,
esa mísera imagen que tampoco nos sirve.


Roberto Juarroz,
Duodécima poesía vertical.



Paradoja de Siverman







"Si la ley de murphy puede salir mal, lo hará."



Haciendo el azul








"En la edad media, el oficio de tintorero  era una ciencia secreta. Sólo gracias a la ciencia química moderna fue en parte posible descubrir los secretos de los tintoreros. El glasto se utilizaba de esta manera: sólo se cosechaban las hojas de la planta cortándolas del tallo y dejando el resto de la planta en tierra, pues, al cabo de varios años volvía a ser útil; luego, las hojas eran trituradas y puestas a secar al sol.
Las labores de tinte exigían buen tiempo, debía hacer calor al menos durante dos semanas. En cuanto a las utensilios,  sólo se necesitaban cubas, grandes y rectas, de troncos ahuecados, que se ponían al sol. En estas cubas se colocaban las hojas secas de glasto y se llenaban luego de un líquido para cubrirlas. El líquido era químicamente único: orina humana.
Esta mezcla de orina y glasto puesta al sol empezaba a fermentar y se formaba alcohol, que disolvía el colorante índigo de la hojas. Aunque el la edad media no se conocía el proceso químico, se sabía que la fermentación se reforzaba, obteniéndose más colorante, si se añadía alcohol. Pero el alcohol no se podía echar directamente a la mezcla porque podía estropearla. El alcohol se añadía de una manera indirecta: en antiguas recetas se dice que el tinte obtenido es especialmente bueno si se utiliza la orina de hombres que han bebido mucho alcohol.
El proceso duraba tres días por lo menos, hasta que el colorante se desprendía de las hojas. Si los días no eran soleados, podía durar una semana. Los operarios tenían entonces que dar vueltas a las podridas hojas una y otra vez. Lo hacían introduciéndose con los pies desnudos en las cubas, -quizá porque este método tiene la ventaja de que uno puede apretarse la nariz-. Por lo demás, debían mantener húmeda la pasta de las hojas resultante y vigilar la cantidad de alcohol.
Según las recetas, el colorante se  ha separado de las hojas cuando el hedor disminuye, pero aún no se puede teñir nada. El colorante disuelto en el alcohol debía hacerse soluble en agua mediante una segunda fermentación,  para la que se añadía sal. Los tintoreros debían esperar de tres a ocho días más, en los que lo único que tenían que hacer era remover la mezcla y reponer la orina evaporada y, sobre todo, seguir vigilando el contenido de alcohol de la mezcla, pues cuanto mejor era la fermentación, más abundante era el tinte y más intenso el azul. Sólo cuando la mezcla empezaba a enmohecer podían teñirse tejidos e hilos. Éstos debían permanecer un día entero en la mezcla para tomar suficiente tinte. Luego eran aclarados nuevamente en orina. Pero su color todavía no era azul, pues tenían el color desagradable de la mezcla. Sólo después de secar los tejidos a la luz del sol aparecía el azul. El índigo es un colorante de oxidación. Y precisamente porque el color aparece  cuando es expuesto a la luz, es tan estable.
El glasto tenía una ventaja adicional: podía almacenarse por tiempo indefinido. Cuando no había que teñir dentro de un plazo breve, se hacían bolas con las hojas fermentadas y se las dejaba secar. También se vendían de esta manera. Para usarlas de nuevo las bolas volvían a introducirse en orina.
Dejando a parte el hedor, la tinción era una actividad agradable. Los tintoreros trabajaban al aire libre, con buen tiempo, y además había que beber abundantemente. Cuando se veía a los tintoreros borrachos dormir al sol, todo el mundo sabía que estaban "haciendo el azul". Y quien había hecho el azul, estaba borracho, o, como acabó diciéndose en Alemania del borracho: estaba azul.
Así de bonito era teñir de azul en Alemania, por eso sólo en Alemania se dice que los borrachos se ponen azules, y, cuando alguien no acude al trabajo, se dice que "está haciendo el azul".

Eva Heller, Psicología del color.



martes, 3 de mayo de 2011

Bach Panther



Ley de Hofstadter





"La Ley de Hofstadter:
Siempre lleva más tiempo que el esperado, incluso si tienes en cuenta La Ley de Hofstadter"

Douglas Hofstadter, Gödel, Escher, Bach: Un Eterno y Grácil Bucle.



Final de año






Ni el pormenor simbólico
de reemplazar un tres por un dos
ni esa metáfora baldía
que convoca un lapso que muere y otro que surge
ni el cumplimiento de un proceso astronómico
aturden y socavan
la altiplanicie de esta noche
y nos obligan a esperar
las doce irreparables campanadas.
La causa verdadera
es la sospecha general y borrosa
del enigma del Tiempo;
es el asombro ante el milagro
de que, a despecho de infinitos azares,
de que, a despecho de que somos
las gotas del río de Heráclito,
perdure algo en nosotros:
inmóvil.

Jorge Luis Borges



No hay hombre que no necesite nada





"– Usted debe de ser uno de esos ingleses a los que les gusta el desierto. A ningún árabe le gusta el desierto. Nosotros amamos el agua y los árboles, y en el desierto no hay nada. Y no hay hombre que no necesite nada."

 David LeanLawrence de Arabia



Ain't talking




As I walked out tonight in the mystic garden
The wounded flowers were dangling from the vine
I was passing by yon cool crystal fountain
Someone hit me from behind

Ain't talking, just walking
Through this weary world of woe
Heart burning, still yearning
No one on earth would ever know

They say prayer has the power to heal
So pray for me, mother
In the human heart an evil spirit can dwell
I am trying to love my neighbor and do good unto others
But oh, mother, things ain't going well

Ain't talking, just walking
I'll burn that bridge before you can cross
Heart burning, still yearning
There'll be no mercy for you once you've lost

Now I'm all worn down by weeping
My eyes are filled with tears, my lips are dry
If I catch my opponents ever sleeping
I'll just slaughter them where they lie

Ain't talking, just walking
Through the world mysterious and vague
Heart burning, still yearning
Walking through the cities of the plague.

Well, the whole world is filled with speculation
The whole wide world which people say is round
They will tear your mind away from contemplation
They will jump on your misfortune when you're down

Ain't talking, just walking
Eating hog eyed grease in a hog eyed town.
Heart burning, still yearning
Some day you'll be glad to have me around.

They will crush you with wealth and power
Every waking moment you could crack
I'll make the most of one last extra hour
I'll revenge my father's death then I'll step back

Ain't talking, just walking
Hand me down my walking cane.
Heart burning, still yearning
Got to get you out of my miserable brain.

All my loyal and my much-loved companions
They approve of me and share my code
I practice a faith that's been long abandoned
Ain't no altars on this long and lonesome road

Ain't talking, just walking
My mule is sick, my horse is blind.
Heart burning, still yearning
Thinking about that girl I left behind.

Well, it's bright in the heavens and the wheels are flying
Fame and honor never seem to fade
The fire gone out but the light is never dying
Who says I can't get heavenly aid?

Ain't talking, just walking
Carrying a dead man's shield
Heart burning, still yearning
Walking with an ache in my heel

The suffering is unending
Every nook and cranny has its tears
I'm not playing, I'm not pretending
I'm not nursing any superfluous fears

Ain't talking, just walking
Walking ever since the other night.
Heart burning, still yearning
Walking until I'm clean out of sight.

As I walked out in the mystic garden
On a hot summer day, a hot summer lawn
Excuse me, ma'am, I beg your pardon
There's no one here, the gardener is gone

Ain't talking, just walking
Up the road, around the bend.
Heart burning, still yearning
In the last outback at the world's end.


Kafka sale de viaje





1. Kafka en el umbral:
Adentrarse en las páginas de Franz Kafka, embutidos dentro de un batiscafo—que sabrá Dios lo que será— y protegidos por una máscara antigás, aunque sería mejor no tomar ninguna precaución y presentarnos así de buenas a primeras desnudos como Adán, es sin lugar a dudas una aventura fascinante y peligrosa, una excursión a las más recónditas profundidades del ser, una inmersión en los infiernos de la duda, la ansiedad y el temor, en fin: un viaje iniciático en el cual, si es que alguna vez logramos regresar, nuestras almas se habrán purificado, pulido y acerado como cuchillos de pedernal.

2. Kafka en las Regiones Equinocciales:
No sabemos si a Franz Kafka, que no solía concederle demasiada importancia a las metáforas, le hubiera agradado que a un siglo justo de sus primeras incursiones en los territorios del lenguaje como una vía alterna hacia el conocimiento, o quizá, por qué no, como un pálido atenuante al tenaz insomnio y al hostil cerco familiar, no sabemos si le hubiera agradado que se hablara de su obra en términos altisonantes. Podemos sí especular que una expedición a las Regiones Equinocciales del Nuevo Mundo lo habría entusiasmado hasta la euforia, hasta el extremo de acelerar los latidos de su noble corazón. Ya lo vemos en la noche de Praga afanado en los preparativos, consultando mapas, quitándole el polvo a una brújula finlandesa. Con sus hermosas y huesudas manos se tomaría la frente y recordaría sus acendrados deseos de ser piel roja, “cabalgando sobre un caballo veloz” hasta desaparecer en la llanura infinita, y también se acordaría de su inacabado e imposible proyecto de quedarse a vivir entre los bufones, los artistas del hambre y los trapecistas del Gran Circo de Oklahoma —que siendo un Teatro, mi memoria se empeña en recordarlo así. Siempre quise galopar sobre un cubo, de esos donde antaño se guardaba el carbón, pensará al tiempo que se golpea el cráneo con la palma abierta de su mano.
Aunque amaba profundamente a su sombría Praga, viéndose a sí mismo como un pícaro y escurridizo Golem de sombrero puntiagudo asomado a un portal, cualquier excusa sería válida para huir de la ciudad. ¿Un viaje a Venezuela? ¿Dónde demonios quedará ese país? ¿Tendré que llevar algún remedio contra los mosquitos? Llamaré a Max a ver qué me aconseja. Tal vez el joven Gustav se anime a acompañarme. Yo le recomendaría, doctor Kafka, que se apertreche con píldoras de quinina y con un buen chaleco antibalas.

3. Kafka en la piscina:
Cierta tradición reduccionista nos ha acostumbrado a ver un Kafka sufriente, alienado, temeroso, tímido, retraído, incluso misógino, sometido al yugo paternal, y aunque algunos de estos atributos pudieran aportar una mínima dosis a la hora de elaborar un retrato de nuestro autor, no es menos cierto que harían falta muchos otros elementos para completar el puzzle. El Kafka con arrestos de atleta, caminante y fanático del canotaje y la natación. El empleado eficiente y riguroso, responsable de asuntos muy delicados en la empresa de seguros donde trabajaba, que según es bien conocido nunca perdió un juicio. El joven alegre y comunicativo, jovial, que gustaba de las tertulias, los cafés y las tabernas (“El sonriente doctor Kafka”, como lo llama una de las personas que mejor lo conoció en sus últimos años, Gustav Janouch), espacios que le permitían expresarse con franqueza y desplegar su ácido y educado humor, ciertamente negro, que solía sacar de quicio a su señor padre. En fin, el Kafka enamorado, que convertía cada nuevo y escaso romance en la oportunidad perfecta para dar rienda suelta a su vena romántica, y al mismo tiempo destrabar las compuertas de la inspiración, con resultados de avalancha y perfección.
Prefiero a este Kafka que en una piscina de aguas heladas nada contra la corriente al moderno y doméstico Prometeo encadenado a la pata metálica de una cama.

4. Kafka en el escritorio:
Kafka como escritor posee los méritos suficientes para ocupar un lugar de privilegio entre los grandes del siglo XX. Su modernidad se expresa de múltiples maneras. De entrada, su espíritu hipersensible, su aguda inteligencia y su conocimiento de la tradición, amén de una supuesta y soterrada ambición —que, por suerte para él no se manifestó nunca como soberbia—, le permitieron definir sin ambigüedades un ars poetica a la cual fue fiel a lo largo de su corta vida. Su prosa seca, precisa y eficaz, que debe gran parte de su eficiente opacidad a la jerga judicial y al también práctico lenguaje de la empresa de seguros donde se desempeñó como hábil redactor. Su estilo directo y analítico, y al mismo tiempo reflexivo, despojado de adornos innecesarios, siempre al servicio de la narración, poseído por un esplendor visual que me atrevería en ciertos casos (pienso en el magistral comienzo de “El cazador Gracchus”) a calificar de cinematográfico, extiende un puente de oro frente al lector. Y, por si fuera poco, las estrategias de la narración (fundamentalmente la tensión y el extrañamiento) que logran mantener a ese lector ansioso y atento, con los ojos abiertos de par en par, alerta ante las variadas sorpresas que le deparará la próxima página. Y, para terminar, aunque el recuento podría no agotarse en estas breves líneas, el placer y la pasión, el empeño de carácter religioso con que Kafka asumía su labor creativa.
¿Cuál sería entonces el aporte fundamental de Kafka a la cultura de su tiempo? Consagrado por entero a la literatura, Kafka logró sembrar a lo largo de su obra una especie de malestar, un malentendido que alcanzó a convertirse en un reclamo estético, cierta confusión entre lo real y lo ficticio, un presupuesto que ya estaba presente en Cervantes, lo que quizá explique la admiración del autor checo por el genio español, y que J. L. Borges, quien seguramente se consideraba heredero de ambos, logró iluminar de forma por demás espléndida.
Esta premisa que privilegia lo ficticio sobre lo real, o que en todo caso otorga a lo ficticio un rango de realidad, o para cortar la discusión: que los ubica al mismo nivel, hubiera bastado para colocar a Kafka en un pedestal dentro del altar de la modernidad. Pero sabemos que Kafka sobrepasó con creces estas barreras meramente literarias.

5. Kafka frente a las puertas del Castillo:
El miedo, como una de las más viles estrategias de coacción utilizadas por los regímenes totalitarios para someter a sus ciudadanos, es diseccionado, de forma exhaustiva y sofocante por Franz Kafka en su novela El Castillo. El Agrimensor K., representante alegórico del hombre del común sometido a los vaivenes del destino y enfrentado a las arbitrariedades del autoritarismo, es quizá el personaje de los múltiples creados por Kafka que mejor encarna las tragedias colectivas de su siglo. Kafka no sólo supo retratar las complejidades burocráticas y alienantes del poder sino que logró desenmascarar sus pretensiones hegemónicas, y como si husmeara en los aires del futuro nos legó esa extraordinaria fábula que, para desgracia de los que aún creemos en los valores del humanismo, conserva su vigencia. Así lo expresa J. M. Coetzee, en su libro Costas extrañas, justamente en una referencia a El Castillo de Kafka, cuando dice: “Aunque Kafka era el menos ideológico de los escritores, tuvo un penetrante sentido de las obscenas interioridades del poder”.

6. Kafka en el cielo con diamantes:
Entre el santo celebrado por la visión judía de Max Brod y el escritor realista que da cuenta de los usos y costumbres de la decadente burguesía de una cosmopolita ciudadela del Imperio Austro-Húngaro a comienzos del siglo XX —esta última distorsión imbuida por la miopía marxista de la década del sesenta—, hay ciento y un matices. Me atrevería a decir que la grandeza de Kafka consistió en el hecho de haber podido fundir en un todo orgánico y coherente, aunque de difícil acceso para aquellos que se asomen a la obra del grandísimo escritor con maneras de mandarín, dos experiencias distintas y al parecer contradictorias. La experiencia de lo cotidiano, relacionada con los reclamos de lo real, es decir con aquello que atañe al hombre como ente histórico y social, y los elementos metafísicos de dicha experiencia, potenciados por los anhelos de trascendencia y por la búsqueda de una unión mística con sus semejantes y con Dios. Esta difícil síntesis de lo pedestre y lo celestial fue el logro estupendo de un modesto abogado de Praga que supo manejar con terquedad y obstinación los signos del lenguaje, aquellas monedas de uso cotidiano convertidas en brillantes joyas, los ideogramas que los antiguos aztecas representaban como lenguas de fuego, los graffitis que los primitivos cristianos dibujaban en las catacumbas, sonidos y símbolos cargados de sentido que nos diferencian de lo meramente animal y que nos acercan a una utópica visión de lo humano. De ahí que el Kafka que nos visita en estos días, habiendo atravesado un siglo de pestes, tribulaciones, holocaustos, matanzas, terrores, guerras y múltiples eclosiones, un siglo que pareciera no haber terminado aún, el Kafka que nos ha legado una obra breve e infinita representada en novelas, relatos, apuntes, esbozos, reflexiones, aforismos, páginas sueltas, fajos de cartas y esa inagotable caja de Pandora que son sus diarios, el Kafka que hoy se ha dignado visitarnos, sea reconocido como nuestro contemporáneo y recibido con fervor y devoción. Sí, señoras y señores, pues aunque ya lo escribí en otro lugar, lo repito de nuevo aquí para rubricar este mi homenaje no tan secreto al escritor que ocupa un lugar muy destacado en mi altar particular, allá en el alto cielo con diamantes. Más que un literato, en el sentido clásico de la palabra, Franz Kafka fue un visionario, un místico, un filósofo, un santo, tal vez el último escritor del siglo XX que supo dar forma, de manera por demás magistral, a nuestras más encarecidas y esenciales ideas de lo humano.


EDNODIO QUINTERO. Texto leído con motivo de la exposición: “Los caminos de Franz Kafka”, presentada en la Embajada de la República Checa, el 12 de marzo de 2009, en Caracas. (Vía)


Tu historia de amor






“Tu historia de amor, ¿qué es
sino una tempestad en una tetera?”

John Ashbery, Naturaleza muerta con extraño



Redes 93: Somos supersociales por naturaleza



Entrevista de Eduard Punset con Robin Dunbar, profesor de Biología Evolutiva en la Universidad de Oxford, Reino Unido. Oxford, 16 de febrero del 2011.



"El cerebro evolucionó para permitirnos organizar
las relaciones con los demás."
Robin Dunbar, profesor de antropología evolutiva de la Universidad de Oxford



Eduardo Punset:
Estamos hablando realmente de la irrupción de la ciencia en la cultura popular, y esto no sólo ha cambiado la estructura social y la manera de pensar que tenemos, sino que nos ha permitido reparar en cosas que antes nos costaba mucho. Por ejemplo, cuál es el impacto de la risa. Sabemos que es bueno, pero ¿cuán bueno y en qué condiciones? ¿Por qué nos gustan las estaturas más altas (si nos gustan las estaturas más altas) a la hora de buscar un trabajo? Hemos heredado del pasado cosas como el nepotismo, el dar trabajo a la gente que es familiar o que es conocida nuestra. ¿Las redes sociales en qué medida influyen en nuestra vida?
Para empezar, has escrito que las especies que viven en grandes manadas anónimas y que son promiscuas tienen cerebros más pequeños que las otras. A primera vista parece extraño, ¿verdad?

Robin Dunbar:
Sí que parece extraño, supongo. Pero lo fundamental es que el cerebro evolucionó para permitirnos organizar las relaciones con los demás. E imagino que, en el contexto de las manadas anónimas de muchos animales o las bandadas de muchas aves, en el fondo no importa tanto con quién se interactúe, y no es preciso un gran ordenador para entenderlo. En cambio, las especies que establecen vínculos de pareja, especialmente las que se unen para siempre, en lugar de cambiar de pareja cada año o en cada época de cría, tienen muchas dificultades para gestionarlo.

Eduardo Punset:
…es un reto para el que hay que tener un cerebro mayor, probablemente.

Robin Dunbar:
Sí; se requiere un cerebro mayor.

Eduardo Punset:
Te has hecho famoso en el mundo entero por un número que lleva tu nombre: el 150, el llamado "número de Dunbar". Afirmas que los chimpancés, los humanos, gestionamos bien un grupo de 150, ni más ni menos. ¿Nos lo puedes explicar un poco?

Robin Dunbar:
Pues bien, resulta que, a diferencia de lo que ocurre en otros mamíferos o en las aves, el tamaño de los grupos sociales de las especies de monos y simios guarda relación con el tamaño de su cerebro. Creemos que lo que sucede es que los primates (los monos y simios) han aprovechado el tipo de cognición o psicología que otras especies utilizan para las relaciones monógamas y la han hecho extensiva a todos los miembros de su grupo, para crear amigos, por así decirlo. De ahí la relación tan estrecha entre el tamaño cerebral y el tamaño del grupo en los primates. El ser humano no es más que la versión más radical de este fenómeno: tenemos el cerebro más grande y también los grupos más grandes. Nuestros grupos sociales suelen incluir a unas 150 personas. En algunos la cifra es ligeramente menor y en otros mayor, pero por lo general tenemos unos 150 amigos y allegados, incluidos nuestros parientes.

Eduardo Punset:
Con los que realmente podemos estar en contacto y saber algo de ellos; no hay que pecar de ambiciosos…

Robin Dunbar:
No. No estamos hablando de amigos de Facebook, donde podemos tener varios miles de amigos si queremos. Sin embargo, si tenemos una gran cantidad de amigos en Facebook, a muchos, en realidad, apenas los conocemos. Si les pidiéramos un favor, probablemente no nos lo harían.

Eduardo Punset:
¿Sabes? Sugieres otra cosa fabulosa, y es que hemos subestimado la importancia de tocar a alguien en relación con verlo o escuchar su voz, ¿no? Dices que el tacto implica tantas cosas relacionadas con la confianza, con confiar en alguien de verdad, que no se puede subestimar su importancia. ¿Qué puedes decirme del tacto? Solamente tocamos a alguien cuando queremos a esa persona o intentamos conseguir un trabajo, o…

Robin Dunbar:
¡O cuando queremos despedir a alguien! La explicación se remonta a que la manera que tienen los monos y simios de crear amistades, de entablar relaciones con otros individuos, es a través del acicalamiento, y no se trata solamente de quitarle follaje u otra cosa de la piel a otro animal, sino que es como un masaje, produce una sensación de bienestar y felicidad parecida a la que se consigue con el ejercicio físico o el masaje hoy en día. Así pues, tocarse físicamente resulta muy importante a la hora de transmitir la fuerza emocional de una relación. Por supuesto, nosotros estamos muy dominados por el lenguaje: el lenguaje evolucionó y se ha convertido en una parte muy importante de nuestra psicología, por lo que tendemos a pensar primero en las palabras de los demás, sin acabar de entender las emociones subyacentes, y es el tacto lo que crea gran parte de las emociones, ¡porque con las palabras se puede mentir!

Eduardo Punset:
¡Efectivamente! Siempre digo algo parecido, ¿sabes? Cuando alguien me dice: «nos llevamos bien gracias a que podemos hablar», le respondo: «sí, ¡y hablando la gente se confunde también!». Es verdad, y probablemente el lenguaje, cuando pasó a ser escrito, al parecer (corrígeme si me equivoco) al principio no era más que un acuerdo contractual: «te daré lo que quieres a cambio de que tú me des una determinada cantidad de dinero», o lo que sea… así que, en realidad, el lenguaje se escribía para otorgar un contrato.

Robin Dunbar:
¡O para las declaraciones de impuestos!

Eduardo Punset:
¡Las declaraciones de impuestos! Es cierto, ¿no? Porque de eso se trataba. Volviendo al tema del tacto y de estar cerca de los demás, es fantástico cómo los chimpancés, con el acicalamiento, nos enseñaron lo importante que era. Lo aprendimos de ellos, lo copiamos de ellos.

Robin Dunbar:
Bueno, creo que todos los monos y simios y, por tanto, también nosotros (ya que formamos parte de la familia de primates) simplemente utilizamos el acicalamiento o el contacto físico de un modo natural, porque era muy importante para entablar relaciones estrechas. Además, en cualquier relación o interacción, se logra una idea mucho más clara de la intención de las palabras de alguien según la manera en la que te toque.

Robin Dunbar:
A menudo te recomiendan que, si vas a despedir a alguien, a echarlo del trabajo, es mejor tocarle en el hombro mientras le dices: «está usted despedido».

Eduardo Punset:
Para compensar…

Robin Dunbar:
Sí. Para reducir el dolor.

Eduardo Punset:
Increíble, ¿no? ¿Crees que la gente era consciente de todas estas cosas antes de que la ciencia irrumpiera en la cultura popular?

Robin Dunbar:
Me parece que la respuesta es que, intuitivamente, más o menos lo entendíamos, pero sin una comprensión completa, puesto que todo lo que pertenece a la parte emocional de nuestra psicología se halla en el hemisferio derecho del cerebro, mientras que el lenguaje está en el izquierdo, y no termina de haber una buena conexión. Podemos hablar de las emociones en cierta medida, pero no podemos expresarlas demasiado bien con el lenguaje. Solamente pueden hacerlo los poetas.

Eduardo Punset:
Solamente los poetas, tienes razón…
Oye, hay otro secreto de la vida: se trata del tema de la risa. Especialmente la risa colectiva, cuyo efecto es claro… lo he visto en películas y vídeos… la risa colectiva une a la gente, ¿no? ¿Qué opinas?

Robin Dunbar:
Creemos que la risa evolucionó cuando el tamaño de nuestros grupos empezó a aumentar más allá de lo que se podía cohesionar únicamente con el acicalamiento. La cantidad de tiempo que se puede dedicar al acicalamiento social tiene un límite claro, porque intervienen solamente dos personas… cuando estamos en un grupo, lo primero que hacemos es reprimir las manifestaciones de este tipo: las caricias, arrumacos, etcétera. Es cosa de dos, y normalmente se crea un problema si se intenta hacer a tres. Y, para poder mantener grupos tan grandes como los que surgieron con la evolución del ser humano y tenemos ahora, es necesario un mecanismo que traslade los componentes más emocionales a las relaciones a mayor escala. Y creemos que la risa lo permitió, porque puede haber cuatro o cinco personas riendo a la vez, mientras con el acicalamiento es cosa de dos.

Eduardo Punset:
Imaginemos ahora (porque también has investigado sobre este tema) imaginemos que tengo que encontrar una pareja, buscar una pareja, o encontrar un trabajo, cualquiera de los dos ejemplos me sirve. Lo primero que deberé cuidar es la ropa: si es adecuada o elegante o lo que sea… otra de las cosas importantes será también si soy alto o muy bajito. Y es gracioso, porque me he dado cuenta (corrígeme, Robin, si me equivoco)… he constatado que la gente está convencida de que no puede modificar su estatura, ¿verdad? Su altura. En cambio, cree que fácilmente puede cambiar su… ¿cómo llamarlo? Gordura.

Robin Dunbar:
Gordura, sí.

Eduardo Punset:
Muchos creen que pueden adelgazar si quieren, pero saben que no pueden cambiar su altura. ¿Todas estas cosas importan realmente en una relación amorosa, o cuando uno busca trabajo, o las hemos exagerado un poco? Los tacones en las mujeres… ¿Qué opinas de estas cosas?

Robin Dunbar:
En las relaciones amorosas, hay una serie de criterios que cada sexo utiliza para conseguir la mejor pareja, o por lo menos la mejor pareja que se pueda permitir: nunca puedes conseguir la pareja perfecta, no es posible, más bien la mejor que esté disponible y por la que puedas competir con éxito. Y este tipo de decisiones suelen ser mucho más complejas en las mujeres. Ellas barajan muchos más criterios a la hora de hacer balance. Algunos son físicos, como por ejemplo la forma del rostro, la estatura… ambas cosas suelen indicar la presencia de buenos genes y, por tanto, que el hombre puede engendrar niños con la mejor combinación posible de características. Otros criterios son sociales, psicológicos: ¿Se te da bien el lenguaje? ¿Bailas bien? Las mujeres utilizan esas características para juzgar la calidad de un hombre. Hay muchas cosas así, que los hombres pueden utilizar y aprovechar para mejorar su manera de presentarse. Incluida la ropa, sí.

Robin Dunbar:
Y hay otro criterio que, sobre todo en las sociedades tradicionales, es muy importante en las elecciones de pareja de las mujeres: la riqueza que pueda ofrecer el hombre, especialmente en las sociedades agrícolas. Tener una granja grande o pequeña influye en lo bien que se puede criar a los hijos y, si analizamos la historia de Europa, veremos que las familias en las que sobrevivieron más niños hasta la edad adulta fueron las que tenían más tierra, y no hablamos aquí de la nobleza, sino de campesinos.

Eduardo Punset:
Afirmas algo que no estoy seguro de que todo el mundo que nos escuche …en nuestra… de nuestros telespectadores lo aceptará, y es que el profesor dice que la manera de… contar chismes de los hombres difiere de la de las mujeres. Las mujeres tiene una manera muy, muy especial de chismorrear, y los hombres suelen ser muy distintos. ¿Cuáles son estas diferencias y por qué?

Robin Dunbar:
Sí, son distintos en algunas cosas y no en otras. El chismorreo, en este sentido, es la manera de pasar el tiempo con alguien. Con chismorreo no me refiero a los cotilleos malintencionados, sino más bien a la charla informal, por así decirlo. En las conversaciones, descubrimos que, aunque los hombres y las mujeres dediquen la misma cantidad de tiempo a hablar sobre chismes, en realidad…

Eduardo Punset:
¿Cuánto tiempo?

Robin Dunbar:
Pues… en tiempo social representa unos dos tercios…

Eduardo Punset:
¡Dos tercios!

Robin Dunbar:
Sí, un 65% del tiempo total de conversación. Esto no es así en el entorno laboral: en el trabajo se habla de trabajo; pero en una situación social, en una situación cotidiana, dedicamos la mayor parte del tiempo a hablar de…

Eduardo Punset:
¡Chismes!

Robin Dunbar:
¡Chismes! Sobre uno mismo, sobre los demás… Sí… pero lo que pasa es que los hombres y las mujeres utilizan el lenguaje de forma muy distinta. Los hombres lo usan mucho más para exhibirse: cuando conversan, especialmente con mujeres, suelen hablar sobre temas técnicos, más basados en conocimientos, por ejemplo: «¿a que no te sabes los números de todas las composiciones de Mozart?» Conocimiento técnico y objetivo. En cambio, las mujeres tienden a charlar mucho más sobre la naturaleza de las relaciones.

Eduardo Punset:
Las mujeres hablarán de lo social…

Robin Dunbar:
Sí, las relaciones sociales.

Eduardo Punset:
Las relaciones sociales. Y es importante, porque saben construir mejor que los hombres la base de la vida social, ¿no?

Robin Dunbar:
Sí, sí. Esto es así en todos los primates. Tanto en monos y simios como en humanos, el núcleo de la vida social lo forman las hembras, las mujeres, y es como si los machos estuvieran más al margen. Por eso, las relaciones masculinas suelen ser menos estables a largo plazo, un poco más políticas, se basan en un objetivo aquí y ahora; mientras que las relaciones entre mujeres son mucho más duraderas y suelen basarse más en la familia y a ser más sociales, en este sentido.

Robin Dunbar:
Hay otras cosas que, al mirarlas, notamos que implican algo crucial… los seres humanos tienen una capacidad extraordinaria de contemplar el mundo que les rodea y encontrar correlaciones entre cosas. A veces, este conocimiento se transmite a otras generaciones mediante la sabiduría popular. Aprendemos pequeños trucos, por así decirlo sobre cómo juzgar a los demás. Pero, en este contexto, lo raro es lo que mencionabas antes, que a la hora de conseguir un trabajo… Resulta que la estatura, la altura, tiene consecuencias muy, muy importantes sobre el salario, sobre el éxito en los negocios y el rango salarial. Tanto en Wall Street como en el distrito financiero de Londres, por ejemplo, los hombres más altos ganan más que los bajos por el mismo trabajo. ¡Y esto no se aplica a las mujeres! No existe esta discriminación en las mujeres, pero sí en los hombres.

Eduardo Punset:
No. Lo que demuestra que los conocimientos que se transmiten durante siglos a veces pueden ser erróneos.

Robin Dunbar:
Bueno, sí. Y no sabemos por qué ocurre esto en concreto. Puede que los hombres altos sean más listos, por ejemplo, pero también puede ser que en el patio del colegio, de pequeños, hayamos aprendido a temer a los niños más altos que nosotros, a los chavales de nuestra edad más corpulentos y altos, así que, si entrevistamos a varios candidatos para un trabajo, tenderemos a sentirnos, cómo decirlo… más asustados, más impresionados, por los candidatos altos; por eso les daremos el trabajo a ellos. Pero no comprendemos por qué se producen estas discriminaciones.